.

BILBAO, 5 (EUROPA PRESS)

El cáncer de cuello uterino, que afecta cada año a cerca de 1.500 mujeres en España, podrá ser prevenido gracias a la aparición de una nueva vacuna, Gardasil, creada para destruir el virus del papiloma humano, causante de esta dolencia, según anunció hoy en rueda de prensa el doctor Ramón Cisterna, del servicio de microbiología clínica del hospital bilbaíno de Basurto.

Esta comparecencia, en la que también estuvieron presentes los facultativos Enrique Bernaola, pediatra del Hospital Virgen del Camino de Pamplona y el doctor José Antonio Gómez Campedrá, del hospital Gregorio Marañón de Madrid, estuvo enmarcada en la celebración de un simposium, organizado por la comisión de docencia del hospital de Basurto, en el que diferentes expertos trataron el futuro de las vacunas y expusieron los diferentes avances dentro de este campo.

El doctor Ramón Cisterna, coordinador de este acto, comenzó destacando la importancia de este instrumento, las vacunas, para tratar distintos tipos de enfermedades y señaló que el objetivo principal de este encuentro es «revisar lo que tenemos y adelantar lo que vamos a tener para el futuro».

En esa revisión, Cisterna adelantó que en este simposium se presentan los avances en las vacunas antineumocócicas, las que se refieren a la vacunación antigripal, sobre las que anunció la disponibilidad de la misma para los niños, «ya que son los mayores transmisores de esta infección», y la demanda de que esta vacunación sea gratuita, al igual que en el caso de los grupos de mayor edad o los colectivos de mayor riesgo de esta enfermedad.

Asimismo, el facultativo del hospital de Basurto, adelantó los resultados de diversas investigaciones acerca de diferentes vacunas encaminadas a erradicar o paliar diferentes infecciones, de las cuales se obtendrán consecuencias prácticas para finales del próximo año 2006, aunque «aún hay que seguir evaluando».

De entre las novedades más destacadas, este facultativo resaltó la aparición de una nueva vacuna que podrá detectar el virus del papiloma humano (VPH), que es el principal causante del cáncer de cuello uterino, dolencia que provoca que en Europa mueran al día 40 mujeres.

La relación entre este virus y esta enfermedad está «científicamente probada», según Cisterna. «Si no hay papiloma, no hay cáncer», afirmó el doctor quien se mostró convencido de que si se previene el virus «se previene este cáncer».

Esta innovación supone un «gran desarrollo» en el campo de la vacunación contra el cáncer y la empezarán aplicando los pediatras en las adolescentes, «aunque los beneficios se verán más tarde», tal y como apuntó el pediatra Enrique Bernaola.

Junto a este importante avance científico, también se presentaron las importantes novedades descubiertas en relación a la vacunación en otras enfermedades. Así, el doctor Gómez-Campedrá, pediatra del madrileño hospital Gregorio Marañón, incidió en los avances alcanzados en la vacuna contra la varicela, dolencia que, según recordó, «es la enfermedad que más muertes causa, siendo prevenible».

Gómez-Campedrá presentó una nueva forma de aplicación de esta vacuna, según la cual se podría administrar a niños de entre 12 y 15 meses y a los mayores de 10 años en el caso de que sean susceptibles de contraerla. En la actualidad, la vacuna contra la varicela sólo se aplica en niños mayores de 10 años.

Además de estos tratamientos novedosos en relación al cáncer y la varicela, el doctor Bernaola, adelantó las progresiones en materia de vacunación dadas para combatir la diarrea. Esta dolencia, producida por el rotavirus, provoca, según el facultativo, «la muerte de casi medio millón de niños menores de cinco años cada año», sobre todo en los países más pobres.

Además de estos avances científicos, los facultativos quisieron reivindicar a las instituciones «un mayor acceso a las vacunas», sobre todo ahora con motivo de la reunión de los países pertenecientes al G8.