.

El 27 por ciento de los tumores que se diagnostican a mujeres en la Comunidad de Madrid son de este tipo

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

Al menos entre 105.000 y 110.000 mujeres serán exploradas a lo largo de este año en los dispositivos móviles del Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama de la Comunidad de Madrid (DEPRECAM), de las cuales casi 56.000 ya lo hicieron en el primer semestre.

Estas revisiones preventivas, que cuentan con la participación de la Asociación Española contra el Cáncer, pueden reducir a medio plazo en un 15 por ciento las muertes que se producen por cáncer de mama en la región.

Así lo explicó hoy en rueda de prensa el responsable de la Oficina Regional de Coordinación Oncológica de la Consejería de Sanidad y Consumo, Andrés González Navarro, quien advirtió de que el 27 por ciento de los tumores que se diagnostican a mujeres en la Comunidad de Madrid son de mama.

De las casi 56.000 féminas que se hicieron la mamografía en los primeros seis meses del año, únicamente 134 (el 0,23 por ciento) fueron potencialmente positivas, por lo que fueron derivadas a su hospital público de referencia para confirmar el diagnóstico supuestamente maligno y, en ese caso, proceder a su tratamiento.

Al 71 por ciento de las mujeres a las que se detecta un tumor en estas revisiones se las diagnostica el cáncer en fases iniciales, lo que permite un tratamiento menos agresivo y mucho más eficaz, y un alto grado de curaciones.

En el peor de los casos, en los hospitales públicos de la Comunidad de Madrid se hace la reconstrucción mamaria inmediata tras la extirpación del tumor, siempre que exista indicación médica, por lo que las pacientes operadas, además de tener garantizada la continuidad en sus cuidados desde el diagnóstico precoz, ven aumentada su calidad de vida al evitar esta medida posibles trastornos emocionales como la sensación de mutilación y agresión de la enfermedad, lo que mejora su autoestima.

BAJA PARTICIPACIÓN

González Navarro lamentó que la participación en este Programa es «baja». Así, sólo el 34 por ciento de las 609.000 mujeres a las que se ha invitado a hacerse la mamografía en los dispositivos móviles accedió a realizarse la prueba en el primer semestre del año, lo que, con todo, supone un aumento del 4 por ciento con respecto al mismo periodo de 2004.

Por ello, animó a las usuarias que constituyen la «población diana» (las residentes en la región que tienen entre 50 y 65 años y tarjeta sanitaria) a acudir a las exploraciones cuando se las cita, argumentado que éstas tienen «más rendimiento» que la visita aislada al ginecólogo y que la prueba tienen tanta calidad como las que se realizan en la red sanitaria pública ordinaria.

El plan de detección precoz consiste en la realización cada dos años de una exploración radiológica de las mamas a todas las mujeres de edades comprendidas entre los 50 y los 65 años, edades en las que el cáncer de mama supone la primera causa de mortalidad.

TAMBIÉN ENTRE 65 Y 69 AÑOS

El responsable de la Oficina Regional de Coordinación Oncológica explicó que como novedad para el siguiente ciclo, que comenzará en enero de 2007, la Consejería de Sanidad y Consumo citará también a las mujeres con edades comprendidas entre los 65 y 69 años.

Con vistas a facilitar el acceso y disminuir las molestias de desplazamiento a las usuarias, se han instalado Unidades de Exploración Mamográfica en varias localidades de la región y distritos de Madrid capital. De esta forma, a lo largo de este añoel DEPRECAM estará presente a través de estos dispositivos móviles en 120 localizaciones diferentes.

Además, se ha ampliado el horario de funcionamiento de alguna de las Unidades de Exploración Mamográficas de forma que permanecen en servicio mañana y tarde. Se prevé que las exploraciones radiológicas que se realizarán este año costarán 2,6 millones de euros al Servicio Madrileño de Salud.