.

VALENCIA, 11 (EUROPA PRESS)

Especialistas en pedagogía de la música de la Universidad Católica de Valencia «San Vicente Mártir» recomiendan la terapia basada en la utilización de instrumentos musicales para reducir los casos de violencia escolar y doméstica y favorecer la recuperación e integración social de las personas que sufren discapacidad, según informaron fuentes del Arzobispado a través de Avan.

En el curso de verano, organizado por la Universidad Católica para profesores y estudiantes de magisterio, se han abordado los beneficios de la música y sus aplicaciones en el ámbito escolar y familiar, explicaron las mismas fuentes.

Josep Lluís Domingo, profesor de la licenciatura en Historia y Ciencias de la Música de la Universidad Católica de Valencia, explicó que la musicoterapia «no actúa por sí misma, pero su rendimiento se multiplica si responde a un trabajo multidisciplinar junto a psicólogos, médicos y otros terapeutas» y señaló que tras «numerosas experiencias con sesiones grupales de musicoterapia» se ha podido comprobar cómo «altos índices de violencia escolar en grupos conflictivos se han anulado por completo».

Domingo aseguró que los jóvenes «canalizan y descargan a través de la música lo que en su vida cotidiana suelen hacer con insultos a otros compañeros o, incluso, violencia física», y añadió que «la musicoterapia facilita también la comunicación familiar entre padres e hijos, siempre coordinada por el terapeuta musical que facilita la interactuación de la familia con los instrumentos». El diálogo musical que se establece en estos grupos permite «la distensión y las descargas emocionales para posibilitar, posteriormente, una mejor comunicación donde antes sólo había incomunicación, bloqueo o silencio», subrayó el experto.

El profesor de la Universidad Católica de Valencia destacó que en el ámbito de la educación especial la musicoterapia consigue «muchos logros con niños con Síndrome de Down, autistas y diversos tipos de discapacidad intelectual», y afirmó que también son «enormes los beneficios en geriatría y en pacientes con Alzheimer».

En las sesiones prácticas de musicoterapia «se utilizan, sobre todo, instrumentos de percusión simple como la caja china, la pandereta, el triángulo o los timbales», precisó.

Entre los beneficios psicofisiológicos de la música, Domingo destacó que según el ritmo «puede llegar a producirse un aumento o disminución de la energía muscular, así como acelerar o disminuir la frecuencia respiratoria».