.

Mañana inicia una campaña publicitaria que toma como refente mensajes de móvil para prevenir el tabaquismo entre jóvenes y adolescentes

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

La ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado, anunció hoy que su departamento está estudiando incluir en las cajetillas de tabaco mensajes más negativos sobre los efectos que tiene este producto sobre la salud, y subrayó que antes de fin de año llevará a cabo otro estudio adicional sobre la posible presencia de imágenes que puedan ayudar a la deshabituación tabáquica, en función de los resultados que tenga en otros países.

El objetivo es que estos mensajes más negativos sobre los efectos de tabaco puedan aparecer en las cajetillas de tabaco coincidiendo con la entrada en vigor de la Ley de Prevención del Tabaquismo, prevista para el 1 de enero de 2006.

Salgado hizo estas declaraciones durante la presentación de una campaña de publicidad, que se iniciará mañana, para prevenir la adicción al tabaco entre jóvenes y adolescentes, tomando como referencia, bajo el lema «Pásalo», mensajes a través de teléfonos móviles.

La campaña, que cuenta con un presupuesto de 1,37 millones de euros, pretende romper con la idea de naturalidad, modernidad y ausencia de peligro para la salud que los más jóvenes asocian con el hecho de fumar, lo que ha producido, según recordó la ministra, que la edad media de inicio en esta adicción en España sea de 13,1 años, una de las más bajas de la Unión Europea.

En este sentido, indicó que en el inicio del tabaquismo influyen factores psicológicos, como el deseo de experimentar sensaciones y experiencias nuevas, así como la presión de la publicidad y la mayor o menor permisividad a estas conductas dentro de la familia y de la sociedad en general.

«PÁSALO».

Bajo el título «Pásalo», la campaña gira en torno al teléfono móvil, un medio muy extendido entre jóvenes y adolescentes, con intercambio de mensajes de conocidas frases publicitarias aplicadas al tabaco como «deja de fumar, redecora tu vida», «el fumar se va a acabar», «todos contra el tabaco», «pues va a ser que no», «con humo, no hay beso» o «el poder está en tus manos».

De esta manera, expuso la ministra de Sanidad, se pretende inducir a la complicidad activa de los jóvenes en la campaña, especialmente en una época como el verano, que supone una buena ocasión para plantearse cambios de hábitos y costumbres de cara al «nuevo curso», al estar la mente más relajada y poder elegir entre otras actividades de ocio.

«Nosotros estamos empeñados en que entre esos propósitos de cambio un gran número de españoles y españolas, en particular jóvenes y adolescentes, incluyan el dejar de fumar o el no empezar a hacerlo», explicó Salgado.

La campaña se difundirá, en un primer periodo, desde mañana hasta el 28 de julio, y en un segundo momento del 12 al 23 de septiembre, con un total de 300 pases de televisión, 2.310 en cines, 105 cuñas de radio, 46 inserciones en prensa y 1.840 emplazamientos de publicidad exterior. También se han editado 6.000 carteles y 100.000 trípticos.

ESPERANZA DE QUE SUBA EL PRECIO DEL TABACO.

Por otra parte, Elena Salgado manifestó su preocupación por la aparición en el mercado de nuevas marcas de tabaco a precio reducido, y mostró su esperanza de que se plantee un incremento del precio del tabaco en la mesa de negociación de la financiación sanitaria.

Asimismo, indicó que el 6 de septiembre acaba el plazo de enmiendas para la Ley de Prevención del Tabaquismo, que espera que sea aprobada antes de fin de año «con un consenso muy amplio» y que irá acompañada de una amplia campaña de información y difusión antes de su entrada en vigor.

Respecto a las leyes autonómicas contra el tabaco, como las de Navarra, Cataluña o Baleares, indicó que será bienvenida cualquier iniciativa que avance en el mismo sentido que la norma estatal, que será una «ley de mínimos».