.

«La gripe aviar puede desembocar en una pandemia mayor que la de la gripe del 18, que causó 20 millones de muertes»

SANTANDER, 20 (EUROPA PRESS)

«Si finalmente el virus de la gripe aviar consigue recombinarse en un virus humano, podría dar origen a una pandemia de consecuencias incluso más funestas que las de la gripe del 18 que, en cuatro años, dejó más muertes que la Guerra Mundial», según indicó el jefe de Área de Patogenia Viral del Instituto de Salud Carlos III de Majadahonda, en Madrid, Rafael Nájera Morrondo, director del curso «Agentes patógenos y epidemias emergentes. Amenazas para la salud» de la Universidad de Cantabria (UC).

«Si la entrada del virus en la célula humana y, sobre todo, la salida se produce con gran rapidez, entonces estaríamos hablando de una pandemia de consecuencias muy virulentas». Pero eso no ha ocurrido a día de hoy «y esperemos que no ocurra, porque entonces tendríamos que luchar a contrarreloj en el desarrollo de una vacuna efectiva», señaló.

Hasta ahora, el conocido como H5N1 «muestra una virulencia de índices muy importantes, dejando a su paso cientos de muertes, que se concretan en un 50 por ciento de los afectados, en su mayoría en el sudeste asiático» porque «el virus de la gripe aviar se encuentra entre las aves salvajes, especies en las que apenas podemos incidir» y en China, en su Gran Lago, «se encuentran miles y miles de aves, que hacen que este virus tenga el riesgo añadido de una gran difusión».

El experto alertó además de que también existe un «resurgir de la tuberculosis, enfermedad que creíamos tener controlada, pero que ha renacido merced a los avances de lo virus inmunodepresivos; está el Síndrome Agudo Respiratorio Severo (SARS), que parece silenciado, pero siempre quedará el miedo a que vuelva a resurgir; las hepatitis víricas y, como no, el SIDA y el paludismo». Aunque Nájera Morrondo no quiso dejar al margen otra de las plagas del siglo XXI: «El problema de la droga, sin duda alguna una de las mayores epidemias».