.

CARMONA (SEVILLA) 20 (EUROPA PRESS)

El profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia, Julio Sanjuán, aseguró hoy que existen estudios en materia psicosocial que afirman que el estrés y el aislamiento pueden llegar a provocar alucinaciones auditivas y, como consecuencia última, a padecer ezquizofrenia. Según explicó, el fracaso ante un intento de integración social puede manifestarse a través de la aparición de voces internas.

Sanjuán, que ofreció una ponencia en el curso «Sensaciones, emociones y sentimientos: ¿Qué sabemos de nuestro mundo interior» que la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla organiza en su centro cultural de Carmona (Sevilla), precisó que «el por qué de la existencia de voces es aún una pregunta sin respuesta porque existen factores genéticos y fenomenológicos relacionados las alucinaciones sin estudiar».

No obstante, explicó que por su parte, los modelos cognitivos creen que las voces pueden llegar a aparecer por el exceso de imaginación, y «existe una dificultad para distinguir el habla externa de la interna», añadió.

Además, dijo que «el modelo de redes naturales relaciona la adolescencia –periodo de edad en el que se pierde el 20 por ciento de las neuronas– con un exceso de poda neuronal, lo que hace que aparezcan síntomas que puedan conllevar a una esquizofrenía».

Con todo, y teniendo como base estos estudios, el profesor enumeró unas cuestiones, a su juicio, «a la espera de ser analizadas», como por qué un sujeto oye voces y otros no, por qué son voces y no música, por qué son episódicas o por qué se oyen como propias.

En este sentido, Sanjuán aseveró que en un estudio que actualmente desarrolla con pacientes con trastornos psicóticos –ideas delirantes, alucinaciones, lenguaje desorganizado– el 25 por ciento de los enfermos que padecen alucinaciones diarias aseguraba que esas voces eran placenteras frente al 10 por ciento que las calificaba de muy placenteras.

Así, el neurólogo opinó que no todas las alucinaciones auditivas suponen una alteración que conduzca a la locura y afirmó que todo esto conduce a la vulnerabilidad ante las alucinaciones genéticas, concluyó.