.

Los ecosocialistas quieren segregar la interconexión eléctrica con Francia del Plan de la Energía de Cataluña

BARCELONA, 26 (EUROPA PRESS)

El portavoz de ICV-EA en el Parlament, Joan Boada, defendió hoy la necesidad de incidir desde la administración pública en la tarifa eléctrica para castigar el consumo suntuoso de energía mediante una facturación por tramos e incluso por franjas horarias.

Para hacerlo posible, se debería potenciar la instalación de contadores digitales inteligentes en los hogares que discriminen el consumo por horas, lo que permitiría penalizar el consumo energético en horas punta y bonificarlo en las horas «valle».

Esta es una de las propuestas que la formación ecosocialista incluye en sus alegaciones al Plan de la Energía de Cataluña (PEC) en el marco de un plan de choque para el ahorro y la eficiencia energética. ICV-EA considera que el proyecto de PEC, que en este momento se encuentra en periodo de consulta popular, es «insuficiente» y fruto de «una rémora del pasado».

Además, Boada sostuvo que incumple el pacto de Gobierno del Tinell sobre el calendario de cierre de centrales nucleares, así como el protocolo de Kyoto, ya que prevé, según ICV-EA, un incremento de las emisiones de gases en torno al 100%.

En las alegaciones no se hace referencia alguna a la interconexión eléctrica con Francia, por considerar que «debe quedar fuera» del Plan y ser objetivo de un «debate estatal» que determine si es necesario, su capacidad y trazado.

Boada sostuvo que ICV-EA considera que «no hace falta una nueva interconexión» y defendió la construcción de dos centros de ciclo combinado de 100 Mw como alternativa para garantizar la alimentación del AVE y el suministro de la provincia de Girona.

Sí se acepta la construcción de la línea que uniría las subestaciones de las áreas de Girona y Figueres, aunque Boada insistió en que una potencia de 220 kv es suficiente. Con estas medidas, ICV-EA pretende evitar la construcción de grandes redes de alta tensión y aseguró que hay compañías, al margen de FECSA-Ensesa, dispuestas a comenzar a construir estas centrales de pequeña potencia «mañana mismo».

CONTADORES INTELIGENTES

Al margen de infraestructuras, Boada hizo especial hincapié en la necesidad de poner en marcha un plan de choque 2006-2010 de ahorro energético que permita incidir sobre las tarifas y poner en marcha una facturación por tramos similar a la empleada en el suministro del agua. Así, propuso tres tramos para consumo base, consumo medio y consumo suntuoso, sobre los que repercutiría una mayor fiscalidad.

La propuesta de ICV-EA obligaría a la instalación de «contadores inteligentes» que permitan la aplicación de tarifas por tramos en los consumos de todos los fluidos energéticos e incluso establecer tarifas diferenciadas por franjas horarias. Así, Boada explicó que estos contadores, que ya están en el mercado aunque a un precio «excesivo».