.

LOGROÑO, 28 (EUROPA PRESS)

La presidenta de la Asociación Riojana de Familiares y Amigos de Niños con Cáncer (FARO), Rosana Gómez-Cadiñanos, presentó hoy la guía editada por su asociación con la que se pretende «ofrecer respuestas y recomendaciones, sobre todo a los padres que se enfrentan al cáncer de un niño».

La guía, editada en colaboración con Fundación «La Caixa» y de la que se han publicado 1.000 ejemplares bajo el título de «Mi hijo tiene cáncer ?qué hago?», ofrece datos útiles sobre el «duro» proceso por el que atraviesan los padres y familiares durante la enfermedad del niño, así como sobre el diagnóstico y el tratamiento.

Gómez-Cadiñanos indicó que en La Rioja cada año se diagnostican entre 5 y 7 casos de cáncer de niños, a los que hay que sumar alrededor de los diez niños que durante dos años «se encuentran en tratamiento para luchar contra está enfermedad».

Por su parte, el autor de la guía, Juan Carlos Ávila, destacó que con la publicación se intenta «ayudar a los padres en la situación confusa en la que se encuentran cuando su hijo es diagnosticado de cáncer». Se les trata de informar de los pasos a dar y tratamientos que deben de seguir, pero sobre todo se les indica que «un diagnóstico no es sinónimo de muerte, ya que al menos el 70 por ciento de los enfermos sale adelante bien».

Además del ámbito de la familia se incide en el área sanitaria a la que deben acudir, o las ayudas de diferentes organismos del mundo de la Salud, sin olvidarse, también, del medio escolar, relativo a «cómo actuar cuando el niño acude con esta enfermedad al colegio».

Finalmente, la presidenta de FARO destacó la importancia que tiene que los padres sepan afrontar la enfermedad de los hijos, ya que «si estos lo asumen con seguridad y serenidad trasmitirán ese sosiego a los niños».

En el caso de los menores indicó que, cuando son pequeños, «sufren más las dolencias físicas» que cuando tiene unos doce años «donde prima más el tema psicológico, ya que los niños debido a los tratamientos, en los que pierden pelo, por ejemplo, desarrollan niveles bajos de autoestima» que, según Gómez-Cadiñanos, deben de elevarlos tanto los padres como los familiares.