.

IBIZA, 31 (EUROPA PRESS)

La Consellería de Sanidad y Consumo del Gobierno de Baleares ha reaccionado ante la moda de decorarse el cuerpo, ya sea con tatuajes o con perforaciones como los piercings, con la elaboración de un decreto que regula los establecimientos donde se realicen estas prácticas «para que éstas sean higiénicas y sanitarias», según aseguró el director General de Evaluación y Acreditación del Gobierno, Jaime Orfila Timoner.

De este modo, se ha puesto en marcha una normativa por la que los trabajadores de los estudios han de cumplir un curso formativo, ya que, según Timoner, «es muy importante que tanto usuarios como expertos conozcan los pormenores de una práctica que puede llegar a provocar enfermedades peligrosas si no se controla».

Jaime Orfila destacó que Ibiza, como destino turístico, «tiene que acentuar la inspección de los centros para garantizar la seguridad y sanidad de los clientes», algo, por lo que añadió «es muy importante la ayuda de los ciudadanos a la hora de denunciar prácticas ilegales».

Otro de los modos de control obligatorio, según el responsable de Evaluación y Acreditación del Gobierno, es que el profesional solicite el justificante o la compañía de los padres o tutores cuando éstos sean menores «un requisito indispensable y que de no hacerse puede poner a los padres sobre aviso a la hora de denunciar». Si un menor llega a su casa con su cuerpo decorado o perforado sin el permiso de sus tutores «éstos han de actuar para evitar que esta situación se repita» aconsejó Orfila.