.

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

La asociación de consumidores Ausbanc insta a los consumidores que se hayan visto afectados por los casos de salmonelosis vinculados al consumo de pollos de la marca «SADA» a exigir a la empresa las correspondientes indemnizaciones y ofrecieron sus servicios jurídicos para analizar cada caso concreto.

«Nos negamos a que la compañía ofrezca una tabla cerrada de indemnizaciones porque cada caso tiene sus circunstancias personales que es necesario estudiar», señaló el portavoz adjunto al presidente de la organización, Ángel García Echevarria, en rueda de prensa.

Se negó a ofrecer una estimación del coste de las indemnizaciones a los afectados que, a su juicio, tendría que abonar Nutreco España, responsable de los pollos contaminados que se engloba en el Grupo Multinacional Holandés Nutreco Holding NV. En cualquier caso, señaló que el mínimo para un afectado no ingresado debe ser de 3.500 euros, para un hospitalizado, de 7.000 euros, y para aquellos que hayan sufrido daños morales, no inferior a 1.000 euros.

«La empresa tiene la obligación legal de indemnizar a los afectados en las cuantías que establece la Ley y con la celeridad que se ajuste a derecho», recalcó. A juicio de AUSBANC, la empresa únicamente se ha limitado a cumplir la Ley al paralizar la producción y retirar el producto del mercado, pero tiene que responder «por los graves perjuicios causados a un número importante de personas». Tampoco descarta que otras empresas del sector soliciten indemnizaciones por la merma que este brote haya podido causar en sus beneficios.

«CRISIS MAL GESTIONADA»

Por otro lado, la subdirectora de los Servicios Jurídicos de AUSBANC, María José Luna, criticó la actuación de la Administración Pública, Junta de Castilla-La Mancha y Ministerio de Sanidad ante la «crisis». En este sentido, manifestó su «desconcierto» por el hecho de que la Agencia Española de Seguridad Alimentaria, dependiente del Ministerio, no haya activado el procedimiento de actuación para crisis alimentarias.

«Este brote se ha producido en todas las comunidades autónomas salvo en Canarias, ha sido percibido por la opinión pública como una alarma social, y supone un riesgo para la salud, dado que ha fallecido una persona –comentó–. Por tanto, cumple al menos tres de los cuatro requisitos exigidos para activar el procedimiento». Junto a ello, criticó que la Administración se limite a aceptar los sistemas de autocontrol de seguridad alimentaria sin realizar auténticas inspecciones.

Por ello, consideran que ha sido una crisis «mal gestionada». La organización dirigirá, por tanto, una carta, al presidente de Nutreco España y Consejero Delegado de la Multinacional, para informarle de la situación y conocer cuál va a ser la política de la empresa en este asunto. En la misma línea, remitirá una misiva al ministerio de Sanidad y Consumo al objeto de mantener una reunión con las autoridades sanitarias para conocer exactamente cuáles son los contactos de éstas con la empresa y qué soluciones van a aportar.

COSTE PARA LOS SERVICIOS PÚBLICOS

La infección por salmonela debido al consumo de pollos contaminados de la marca «SADA» ha supuesto un gasto para los servicios públicos de salud de 4.127.500 euros, según estimaciones facilitadas por AUSBANC a partir de cálculos sobre el coste medio del tratamiento por salmonelosis en la UE en 2002.

García Echevarria aseguró en rueda de prensa que este brote, que ha afectado a más de 2.000 personas, de las que 200 han requerido la hospitalización y una persona ha fallecido, ha supuesto un perjuicio importante en los servicios públicos de salud, que deberían exigir a la empresa la correspondiente indemnización por el coste adicional de los tratamientos. «Nosotros también nos ofrecemos a colaborar con la Administración en este sentido», concluyó.