.

BAEZA (JAEN), 11 (EUROPA PRESS)

La profesora perteneciente al Departamento de Didáctica de Expresión Musical, Plástica y Corporal de la Universidad de Jaén Inmaculada Rodríguez afirmó hoy que la presión de los medios de comunicación «es uno de los principales factores de la anorexia».

En declaraciones a los periodistas, Inmaculada Rodríguez, que dictó la ponencia «El exceso de ejercicio físico en la anorexia nerviosa» dentro del curso «El ejercicio físico en el desarrollo integral del niño y el adolescente» que organiza esta semana la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) en su sede de Baeza (Jaén), dijo que «la moda y la presión social y de medios de comunicación como la televisión producen una sensación en la joven de que siempre tiene que estar delgada».

En este sentido, aseguró que junto a lo anterior «hay otros dos factores responsables de la enfermedad, como son los factores psicológicos –ansiedad y estrés– y los biológicos». «Todos somos responsables de la anorexia nerviosa y todos podemos y debemos ayudar», añadió.

Por otro lado, aseveró que «en los últimos años el ejercicio físico está muy en boca de todos y las niñas que padecen anorexia han empezado a practicarlo». Según Inmaculada Rodríguez, «las adolescentes anoréxicas desvirtúan su uso, igual que desvirtúan las dietas y los patrones alimenticios».

«Estas chicas –prosiguió– suben y bajan escaleras y se recorren las calles de su ciudad a una marcha elevada», por lo que «si a eso le sumas que llevan a cabo dietas muy estrictas, que usan laxantes y que se provocan el vómito, se puede afirmar que se meten en un círculo vicioso horrible».

En esta línea, informó de que en el año 2003-2004 llevó a cabo un estudio en la provincia de Jaén, para lo que se valió de 1.468 niños de 12 a 16 años, «porque es la población de mayor riesgo a padecer anorexia nerviosa», y éste mostró que «cada diez personas que padecen anorexia, nueve son niñas, aunque en los últimos años está aumentando el número de varones».

Además, según dijo, «el 53 por ciento de las niñas encuestadas afirmó no encontrarse suficientemente delgada, frente a un 17 por ciento de los varones». Asimismo, «un gran porcentaje de chicas aseguró que se sentaban a comer por obligación y no por placer».