.

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

Las reclamaciones de consumidores suben un 130% en verano por las mayores incidencias con los servicios turísticos y, el pasado mes de julio, por el aumento además de las quejas y consultas relacionadas por intoxicaciones alimentarias, «sobre todo, tras los casos de los pollos con salmonelosis», informó hoy la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (Fuci).

La media mensual de reclamaciones de consumidores se sitúa en 9.183, pero sólo el pasado mes de julio la cifra se disparó hasta las 21.121 por las mayores denuncias y consultas relacionadas con intoxicaciones alimentarias, explicó la Fuci.

No obstante, siete de cada diez quejas tienen que ver con servicios turísticos, especialmente por retrasos, problemas de overbooking, pérdida o deterioro de equipajes y alquileres que incumplen lo pactado.

Valencia, Andalucía y Cataluña son las comunidades autónomas con mayor número de reclamaciones y acumulan en conjunto casi un tercio del total de quejas formuladas, «debido al alto número de veraneantes», según Fuci. Les siguen en número las comunidades de Castilla La Mancha, Castilla y León y Madrid.

La Fuci recomienda a los consumidores presentar una queja por escrito si surge algún inconveniente en la que se exprese claramente los motivos y su petición, y se adjunte documentación si es posible, acompañada de pruebas como las facturas.

La asociación recuerda la obligación de aerolíneas y compañías de ferrocaril de indemnizar al viajero si sufren demoras o se cancela su viaje y el derecho del consumidor a exigir a su agencia de viaje que, en caso de estas contingencias, le facilite la continuación del viaje sin suplemento alguno.

En viajes en avión, que son algunos de los que más quejas generan, señala que la aerolínea está obligada a reintegrar al viajero entre 250 y 600 euros, dependiendo del trayecto, si surgen problemas de overbooking o cancelación de vuelo.

En caso de demoras, los pasajeros deben recibir comida y bebidas gratis y alojamiento y transporte al hotel si el vuelo se retrasa al día siguiente. Los pasajeros podrán pedir además el reembolso del precio pagado por el billete si demuestran que este retraso alteró su plan de viaje original.