.

Agricultura distribuye a las comunidades autónomas equipos de toma de muestras y diagnóstico rápido

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

España intensificará las medidas de vigilancia contra la gripe aviar, aunque el análisis de riesgo sobre la llegada del virus a la Unión Europea a través de aves migratorias concluya que la posibilidad es baja, informó hoy el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

Expertos veterinarios de los Veinticinco examinan hoy en Bruselas los riesgos de que la epidemia se extienda por Europa traída por las aves migratorias y la posibilidad de que se produzca una mutación del virus que afecte a los seres humanos, tras los últimos focos de esta enfermedad aparecidos en la Federación Rusa y Kazajastán.

El territorio español dispone de un programa nacional de vigilancia de gripe aviar en aves domésticas y silvestres aprobado por la UE que se está ejecutando desde 2003 y que no ha detectado en ningún análisis influenza aviar de alta patogenicidad.

No obstante, el Ministerio de Agricultura ha adquirido una serie de kits de toma de muestras y diagnóstico rápido que ha distribuido a las comunidades autónomas.

Desde Bruselas se han dictado instrucciones a los puestos de inspección fronterizos y a las autoridades aduaneras para intensificar los controles fronterizos y evitar la introducción ilegal de animales o sus productos procedentes de los países afectados.

La mayoría de expertos señalan que la posibilidad de que aves migratorias enfermas de gripe aviar recorran cerca de 2.000 kilómetros y que transmitan el virus a las aves de la UE es bajo. Además, explicaron la medida unilateral tomada por las autoridades de Paises Bajos de obligar a todas las granjas de aves a mantener a los animales a cubierto. Esta medida no ha sido apoyada por la Comisión ni por la gran mayoría de delegaciones, por no ser proporcional al riesgo analizado y ser unilateral.

Bélgica y Alemania, por su parte, han puesto en marcha una campaña de información a los ganaderos, e intensificado los controles en fronteras para evitar la introducción ilegal de aves o sus productos en los equipajes de los viajeros.

En cuanto a los 25 programas nacionales de vigilancia y control de gripe aviar, para los que existe una cofinanciación comunitaria, se anunció una próxima reunión del grupo de expertos el día 2 de septiembre para revisarlos e intensificarlos en función del riesgo. También se mantiene un contacto permanente con las autoridades veterinarias rusas para conocer la evolución de los acontecimientos.

Asimismo, se acordó estudiar la modificación de los planes de contingencia de gripe aviar para incluir nuevas medidas de protección a los ganaderos y demás personas que trabajen en contacto con las aves.

Desde el punto de vista de bioseguridad de las granjas de aves de corral, se planteó que la medida de obligar a encerrar las aves sería conveniente desde el punto de vista epidemiológico, una vez que se confirme la aparición de esta enfermedad en la UE, pero que no sería la única.

También destacaron que se deben estudiar las consecuencias para el bienestar animal y para la clasificación comercial de los productos avícolas (camperos, ecológicos, etc.), cuando temporalmente por razones sanitarias se produzcan con las aves a cubierto.