.

WASHINGTON, 31 (EUROPA PRESS)

Un nuevo estudio conducido por investigadores del Yale School of Medicine (Estados Unidos) muestra por primera vez que una baja dosis de contraceptivo oral con una única progestina (la drospirenona) resulta eficaz en el tratamiento de los síntomas del desorden premenstrual disfórico, la forma más severa de síndrome premenstrual.

Este desorden se caracteriza por cambios cíclicos en el estado de ánimo y el comportamiento, y síntomas físicos que pueden ser debilitantes para algunas mujeres. Su causa es desconocida «aunque es claro que los cambios en los niveles de hormona esteroidea constituyen un desencadenante en la producción de síntomas», dijo Kimberly Yonkers, profesora en el Departamento de Psiquiatría, Epidemiología y Salud Pública, que dirige el estudio.

En su opinión, los síntomas son disminuidos mediante la supresión de la actividad de los ovarios y pueden ser provocados por hormonas dadas a las mujeres que han dejado de menstruar.

El estudio, realizado sobre 450 mujeres de 18 a 40 años con síntomas de este síndrome en 64 centros médicos de Estados Unidos, reveló que un 48,4 por ciento de mujeres que recibieron contraceptivos orales tenían una sensible mejora en su calidad de vida, frente a un 36,1 de las que fueron tratadas con placebo.