.

Responsables de las cuatro comunidades autónomas participan en una mesa redonda en la UIMP

SANTANDER, 2 (EUROPA PRESS)

Distintos responsables de Cantabria, Cataluña, Andalucía y Castilla La Mancha aseguraron hoy en Santander que sus comunidades autónomas no prevén ninguna restricción en el consumo doméstico de agua aunque alertaron de que de continuar la sequía, se tendrán que replantear la situación.

El consejero de Medio Ambiente de Cantabria, José Ortega, destacó la colaboración de la sociedad que, a su juicio, «ha respondido magníficamente» a las campañas iniciadas este verano en la región, «en las que se han conseguido reducciones en los fines de semana de hasta el 5% del consumo habitual».

Asimismo, reconoció que Cantabria tiene «un problema de suministro» ya que a pesar de ser un área lluviosa «carece de infraestructura de regulación con lo cual en las épocas estivales se produce un desfase entre lo que es la disponibilidad del agua y la demanda» de los ciudadanos. En este sentido, Ortega afirmó que el Gobierno está preparado para evitar restricciones en el uso doméstico «si la situación fuese extrema».

En esta misma línea, insistió en que se está buscando una solución definitiva «a través de las obras del bitrasvase y de la Autovía del Agua, es decir, traspasar agua del embalse del Ebro a las cuencas cantábricas».

Por su parte, el homólogo de Ortega en Cataluña, Salvador Milá, reconoció que se encuentran «en un estado de excepcionalidad, aunque el sistema doméstico no se ha visto aceptado». «Lo que se ha regulado hasta ahora es el consumo de regadíos mediante acuerdos voluntarios con regantes», añadió Milá, quien informó de que Cataluña «está suministrando en torno a 280 litros por persona y día a pies de depósito para todo tipo de usos».

CONSUMO GARANTIZADO

El consejero catalán incidió en que el consumo doméstico «estará siempre garantizado» y aseguró que el problema «estará en cómo se distribuye el agua si existen usos industriales o agrícolas que serás los primeros en restringirse».

Tanto Milá como Ortega intervinieron hoy en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en el seminario «La nueva Administración del agua: un espacio para el diálogo», junto al director de la Agencia Andaluza del Agua, Joan Corominas, y la consejera de Obras Públicas de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, María Encina Álvarez.

La representante castellano manchega destacó los abastecimientos «aislado, captaciones de agua subterránea o pequeños embalses» que existen en la comunidad y que abastecen al 62% de la población, al mismo tiempo que reconoció que «de continuar la sequía» se tendrán que replantear «la distribución y la gestión más inmediata del consumo del agua».

Finalmente, Joan Corominas, consideró que las comunidades autónomas tienen «mucho que decir en la época de cambios que se están propugnando» y abogó por «una mayor responsabilidad ciudadana y de las administraciones para afrontar los problemas del agua con valentía».