.

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

Más de la mitad de los infartos cerebrales y de corazón en pacientes hipertensos pueden evitarse mediante la combinación de los nuevos medicamentos para la hipertensión y los tratamientos para reducir los niveles elevados de colesterol, según los resultados definitivos del estudio Ascot presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, informó hoy Pfizer en un comunicado.

El estudio, realizado en más de 19.000 pacientes de Reino Unido, Irlanda y los países nórdicos con hipertensión y riesgo moderado de sufrir un accidente vascular, revela que la combinación de los nuevos medicamentos para la hipertensión reducen un 44% el riesgo de infartos cerebrales; un 40% eventos cardiovasculares; un 25% muertes cardiovasculares; y un 30% nuevos casos de diabetes.

Para controlar su presión arterial los participantes en el estudio recibieron los nuevos medicamentos (un antagonista del calcio, amlodipino y una enzima convertidora de la Angiotensina, y perindopril) frente a la combinación tradicional de un beta-bloqueante, atenolol y un diurético. Adicionalmente, a 10.000 pacientes también se les administró atorvastatina frente a placebo.

De acuerdo con este estudio, los investigadores creen que las recomendaciones internacionales para el tratamiento de la hipertensión deben ser revisadas y sugieren que los pacientes sean tratados con estatinas. Sin embargo, enfatizan que aquellos que toman betabloqueantes y diuréticos no deben dejar el tratamiento.