.

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

Una alimentación inadecuada de las mujeres embarazadas en la gestación puede provocar obesidad y diabetes en sus hijos en la edad adulta, según un estudio que está llevando a cabo un equipo de investigadores de la Facultad de Farmacia de la Universidad San Pablo-CEU.

El estudio, titulado «Mecanismos moleculares implicados en la respuesta insulínica tisular durante la gestación», permitirá conocer, a través de aspectos novedosos de la bioquímica de la gestación, los mecanismos moleculares que son responsables de los cambios en la respuesta a la insulina en los distintos órganos y tejidos de la madre. Además, el conocimiento de esos mecanismos posibilitará, en el futuro el diseño de estrategias nutricionales y farmacológicas que permitan disminuir la incidencia de la diabetes gestacional.

Según informó hoy el centro universitario en un comunicado, durante la gestación se producen una serie de adaptaciones del metabolismo de la madre que están orientadas a permitir un adecuado aporte de nutrientes hacia el feto y que, por tanto, condicionan su nutrición. Esas adaptaciones «críticas» en la madre están moduladas por las hormonas, fundamentalmente por la insulina.

Así, en el inicio de la gestación se produce un aumento en la respuesta a la insulina, mientras que en el último tercio de la gestación tiene lugar un deterioro en dicha respuesta, conocido como «resistencia a la insulina» y asociado a enfermedades de gran relevancia como la obesidad y la diabetes mellitus de tipo 2.

Por ello, la gestación predispone a la madre al desarrollo de diabetes, la cual es una de las situaciones patológicas más frecuentes que afectan durante el embarazo el pronóstico de la madre y de su hijo. De hecho, hasta un 12% de las mujeres gestantes en España presentan diabetes gestacional.

Además, una insuficiente adaptación a la resistencia a la insulina en la madre durante la gestación, como la que tiene lugar en la diabetes gestacional, conduce a un inadecuado aporte de nutrientes hacia el hijo lo cual le puede condicionar al desarrollo de intolerancia a la glucosa y obesidad en la edad adulta.