.

Más de 150 mujeres afectadas en toda España estudian pedir indemnizaciones por los efectos causados de ansiedad y depresión

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

El Ministerio de Sanidad y Consumo ha ordenado a las farmacias que dejen de dispensar el fármaco «Agreal» –cuyo principio activo es la veraliprida– a partir del próximo jueves, 15 de septiembre, por las reacciones adversas que pueden provocar en muchos casos, como depresión, ansiedad y trastornos de movilidad.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) decidió el pasado 20 de mayo suspender la comercialización de este medicamento (que se hizo efectiva el 15 de junio), indicado para el tratamiento de trastornos vasomotores y manifestaciones psicofuncionales de la menopausia, debido a que su balance beneficio-riesgo resultaba desfavorable en las indicaciones autorizadas.

Ante la finalización efectiva de la comercialización del fármaco, la AEMPS ha recomendado a los profesionales sanitarios que contemplen, para la retirada del tratamiento con veraliprida, la reducción paulatina de las dosis y la explicación a los pacientes sobre las alternativas de tratamiento eficaces para cualquier síntoma que pudieran presentar.

Asimismo, aconseja que se preste especial atención a las pacientes en las que tras la retirada aparezcan síntomas de depresión, ansiedad o ataques de pánico. A este respecto, la AEMPS advierte que este medicamento, al ser una benzamida sustituida con actividad antidopaminérgica, podría haber estado enmascarando sintomatología ansioso-depresiva (más común si se constata que su uso no está relacionado con sofocos de la menopausia, hay utilización crónica o sin descansos, o evidente automedicación).

En estos casos, la actuación de los profesionales sanitarios debe estar dirigida a ofrecer a la paciente una alternativa terapéutica, generalmente similar a la de cualquier cuadro ansioso-depresivo incluyendo la utilización de un tratamiento farmacológico específico y, si es necesario, la derivación a atención psiquiátrica especializada.

En pacientes en las que por la intimidad de los síntomas esté indicado realizar tratamiento farmacológico, y en las que la respuesta al tratamiento previo con veraliprida haya sido muy eficaz en el control de estos síntomas, podría considerarse su sustitución inicial por fármacos de mecanismo de acción similar. Esta opción, sin embargo, no sería aconsejable si la paciente presentara trastornos extrapiramidales.

Además, la AEMPS señala que ocasionalmente pueden persistir, una vez finalizado el tratamiento, otros tipos de efectos adversos propios de veraliprida, como reacciones extrapiramidales. En este caso, su manejo terapéutico debe ser el propio de estos cuadros de acuerdo con sus características clínicas, gravedad, y evolución.

Finalmente, la Agencia recuerda la importancia de notificar todas las sospechas de reacciones adversas al Centro Autonómico de Farmacovigilancia correspondiente.

INDEMNIZACIONES DE LOS AFECTADAS.

Más de 150 mujeres de toda España están estudiando reclamar indemnizaciones económicas al Ministerio de Sanidad y la compañía farmacéutica que comercializaba «Agreal», por las reacciones adversas provocadas en los pacientes, que en algún caso, incluso, ha podido ser motivo de suicidio, según explicó a Europa Press el abogado de los afectados, Fernando Osuna.

Según Osuna, la causa de la demanda contra Sanidad posiblemente será encauzada por la vía contencioso-administrativa, al entender que puede existir una «responsabilidad solidaria» con la compañía farmacéutica, que, por otro lado, podría ser demandada por la vía civil.