.

BARCELONA, 15 (EUROPA PRESS)

La Agencia de Salud Pública de la Generalitat ha detectado un ejemplar de mosquito tigre en el barrio de Can Baró de Barcelona gracias al programa de vigilancia ambiental de esta especie, que se puso en marcha después de detectarse en Sant Cugat del Vallés.

Desde que se detectó, la Agencia trabaja para averiguar su incidencia y distribución por la ciudad para establecer la estrategia de actuación específica. De momento, se ha intensificado la distribución de trípticos informativos por toda Barcelona y especialmente en el barrio de Can Baró, se ha ampliado el programa de vigilancia ambiental de la especia y se informa de forma personalizada a las personas que declaran incidencias.

El mosquito tigre es negro con rallas blancas, pica de día y su agujón puede traspasar la ropa. Sus picaduras son agresivas y persistentes y pueden provocar dolor y inflamaciones, aunque en nuestro país no son portadores de enfermedades.

Esta especie vive en lugares sombríos donde se acumule agua de lluvia o riego, así como en contenedores abandonados donde se estanque agua, en estos espacios es donde suele poner los huevos –entre 40 y 80 cada vez–.

Por eso, la Agencia recomienda varias medidas para evitar que se instale el mosquito tigre en las viviendas de la ciudad. Por ejemplo, vaciar los recipientes del exterior que puedan acumular agua, los lavaderos y las balsas pequeñas o taparlos con telas mosquiteras, asegurase que los pozos, cisternas o barriles de agua estén bien cubiertos y evitar las acumulaciones de agua en huecos del terreno o zonas de drenaje.