.

Ya es una de las principales causas de mortalidad, y entre el 70% y el 80% de diabéticos fallece por problemas cardiovasculares

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

La cifra de personas afectadas por diabetes que se puede alcanzar en los próximos 25 años puede hacer que se catalogue esta enfermedad como «la mayor epidemia a la que jamás se ha enfrentado la humanidad», según asegura el doctor Philip Home, codirector del Grupo de Trabajo de la Federación Internacional de Diabetes para las Directrices Clínicas.

Según informó hoy la Federación Internacional de Diabetes, la diabetes tipo 2 ya está alcanzando proporciones de epidemia en todo el mundo, y sólo en Europa hay más de 25 millones de personas con esta enfermedad.

En este sentido, advierte que la diabetes es actualmente, en muchos países, una de las principales causas de mortalidad debido a los problemas cardiovasculares asociados, estimándose que entre el 70% y el 80% de los diabéticos fallece por problemas de tipo cardiovascular.

Asimismo, la diabetes es considerada una de las principales causas de ceguera, insuficiencia renal y amputaciones de los miembros inferiores, representando la de tipo 2 entre el 85% y el 95% de todos los casos de diabetes. Se calcula que el coste total de la atención a estos enfermos en Europa se sitúa entre 28.000 y 53.000 millones de euros al año.

Por todo ello, la Federación ha presentado, durante la celebración del Congreso de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes, las primeras «Guías Globales» basadas en evidencias para el tratamiento de la diabetes tipo 2.

METODO DE ACTUACION MAS AGRESIVO.

En estas guías se reclama la adopción, en todo el mundo, de un método de actuación más agresivo en el tratamiento de la enfermedad, y se establecen nuevas pautas para la asistencia a los pacientes diabéticos a fin de reducir las complicaciones potencialmente mortales derivadas de la enfermedad.

Entre las recomendaciones recogidas por los expertos, destaca la de mantener los niveles de glucosa en plasma por debajo del 6,5% con el objeto de minimizar el riesgo de complicaciones, así como la educación del paciente, la vigilancia por parte del propio paciente de sus niveles de glucosa y el uso activo de comprimidos e insulina para mantener estos niveles recomendados.

Asimismo, se subraya que la reducción de la tensión arterial y de los niveles de lípidos en la sangre resultan beneficiosas para las personas con diabetes. En el documento se citan también métodos económicamente viables de identificar los problemas en vista, riñones y pies que se pueden producir en el caso de que fallen las medidas preventivas.