.

SEVILLA, 20 (EUROPA PRESS)

El especialista en nutrición y salud José Matais advirtió hoy del cambio «rápido y profundo» que se ha dado en los hábitos y comportamientos alimentarios, pues, según explicó, «se ha pasado de un modelo vegetal a un modelo cárnico».

En rueda de prensa, José Matais, que participó como ponente en el seminario «¿Cómo comemos? Las nuevas pautas de la alimentación?» que organiza la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) en su sede de Sevilla, señaló que «hemos pasado de un modelo donde predominaban los cereales, las legumbres o la verdura, a otro donde se consume mucha carne y muchos lácteos, además de embutidos o helados».

En este sentido, aseguró que «el modelo vegetal y de la austeridad era el modelo de la pobreza, un sistema donde la carne sólo se consumía en momentos puntuales y la poca leche que se ingería procedía de la cabra y no de la vaca» e informó de que el cambio «se dio entre 1955 y 1970».

Eso sí, el experto indicó que «gran parte de nuestra dieta ha empeorado y, si antes había enfermedades por deficiencia, ahora existen problemas por abundancia». «En España, la primera enfermedad relacionada con lo anterior es el sobrepeso, que lo padece un 61 por ciento de la población adulta de Andalucía», explicó.

En esta línea, José Matais citó otros problemas generados por la abundancia en la ingesta de ciertos alimentos, «como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes o el cáncer» y agregó que «todo lo anterior también se puede dar en niños, aunque, en el caso de la diabetes, es muy raro que se dé en un menor».

Por otra parte, la experta en nutrición y salud María Angeles Patterson, que también participó como ponente en el curso, afirmó que «durante 200 años se ha estado comiendo mucho pan y poca carne, y de pronto, en un periodo de 10 ó 20 años, se ha producido un cambio espectacular». «Actualmente tenemos tal variedad de productos que el consumidor está un poco perdido», apuntó.

Por último, la profesora de Sociología de la Universidad de Oviedo y directora del curso, Cecilia Díaz Méndez, señaló que este cambio de modelo alimentario «se debe al proceso de modernización social que se ha desarrollado en España» y añadió que «ha habido un conjunto de transformaciones sociales que han modificado nuestro hábitos de consumo». «Se ha pasado de un modelo alimentario homogéneo a un sistema que ofrece una diversidad y disponibilidad impensable en el pasado», concluyó.