.

Las mochilas, el mobiliario escolar y la práctica inadecuada de deportes elevan el riesgo de dolor de espalda entre escolares

PALMA DE MALLORCA, 21 (EUROPA PRESS)

Los Colegios Oficiales de Médicos y la Fundación Kovacs han iniciado una campaña para prevenir el dolor de espalda entre los escolares españoles, un problema que afecta al 50,9 por ciento de los niños y el 69,3 por ciento de las niñas de entre 13 y 15 años de Baleares, lo que aumenta el riesgo de que sufran dolor y limitaciones de manera crónica al ser adultos.

Según informó hoy la Fundación Kovacs en un comunicado, el exceso de carga en las mochilas, el mobiliario escolar inadecuado y la práctica inapropiada de deportes a nivel competitivo son factores asociados a un mayor riesgo de dolor de espalda en esas edades. Un estudio de la Fundación señala que el dolor de espalda ha sido lo suficientemente intenso como para interferir en la vida diaria del 21 por ciento de los alumnos y del 30,7 por ciento de las niñas.

La campaña contempla la formulación de recomendaciones para las autoridades sanitarias y educativas, y la edición y distribución de folletos para los escolares en todos los centros educativos, con recomendaciones enfocadas a prevenir el dolor de espalda.

Entre las medidas recomendadas, destacan el mantenerse físicamente activo y evitar estar todo el día sentado, así hacer ejercicio físico de manera habitual. También aconsejan evitar cargar más del 10 por ciento del propio peso en la mochila y cumplir las normas de higiene postural, como sentarse lo más atrás posible en la silla con la espalda recta y los codos apoyados, colocar la pantalla del ordenador frente a los ojos y a la altura de la cabeza, y cambiar de postura frecuentemente al estar sentado, intentando levantarse cada 45-60 minutos.

Por otro lado, los médicos consideran urgente que se realicen estudios sobre el dolor de espalda entre los escolares de menos de 13 años. «Estudios internacionales reflejan que el dolor de espalda es excepcional en los niños de menos de 7 años, pero un estudio especialmente amplio y riguroso realizado en España demuestra que entre los 13 y 15 años la prevalencia ya es similar a la de los adultos. Por eso es necesario estudiar la situación por debajo de esa edad, determinar la edad en la que la frecuencia comienza a aumentar e identificar los factores asociados a un mayor riesgo en esos momentos», señala el presidente de la Organización Medica Colegial (OMC), Isacio Siguero.

Según explica la Fundación, tres factores se asocian a un mayor riesgo de dolencias de la espalda entre los escolares, que son los relativos al transporte de la carga escolar, al mobiliario y a algunos relacionados con el deporte.

En este sentido, advierte que, en contra de lo que se creía, las radiografías son inútiles para determinar el eventual origen y pronóstico del dolor de espalda, que es similar entre los niños con radiografías normales o anormales.

La enseñanza de normas de higiene postural es eficaz entre los escolares, pero la Fundación precisa que resulta inútil si el mobiliario escolar les impide aplicarlas. «Las sillas y pupitres cuya altura no es regulable resultan inadecuadas para los escolares, ya que no pueden ajustarse a su talla (parámetro que varía dentro de un mismo curso por el distinto ritmo de crecimiento de los alumnos) y obligan a adoptar y mantener posturas incorrectas durante horas», comenta.

La Fundación indica que la práctica de deporte a nivel competitivo incrementa la probabilidad de padecer dolor de espalda, algo que no ocurre cuando el ejercicio se realiza de forma controlada. De hecho, el ejercicio físico regular es recomendable para mejorar el desarrollo de la fuerza y la capacidad física, algo especialmente útil para reducir la influencia negativa de otros factores como el excesivo peso de la mochila.