.

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

La vuelta a clase de un alumno universitario representa este curso un gasto obligatorio de 850 euros si cursan estudios en un centro público, y puede llegar a los 5.900 –siete veces más- si se matricula en una universidad privada.

Estos datos toman como referencia el coste de la matrícula, libros y material, alojamiento, manutención y los gastos personales y de ocio de los jóvenes, según un estudio realizado por la Federación de Usuarios Consumidores Independientes (FUCI).

En el capítulo de gastos, la primera diferencia entre estudiar en una universidad pública y una privada se encuentra en el coste de la matrícula. Si bien en las primeras se sitúa en torno a los 550 euros, en las privadas supone ochocientos euros de media, dependiendo de la carrera elegida y teniendo en cuenta que en éstas el coste del primer año de matrícula suele ser superior al de los siguientes años de carrera. Además, en las privadas hay que hacer frente a un desembolso mensual por la enseñanza de más de 500 euros.

Este estudio pone de manifiesto además las diferencias en el coste de los libros y material en función de los estudios. Así, Sociología, Derecho o Periodismo pueden suponer cerca de unos 200 euros por año, mientras que para carreras como Odontología, Medicina o Arquitectura el desembolso es mucho mayor, debido a la necesidad de adquirir materiales que superan los 500 euros por año.

Además existen otros gastos a los que tienen que hacer frente los jóvenes que acudan a estudiar a una ciudad distinta a la que residen. En el caso del alojamiento deberán decidir entre un colegio mayor o un piso compartido. La primera de las opciones es la más cara suponiendo cerca de 600 euros al mes, mientras que compartir el alquiler es más rentable y suele suponer unos 350 euros al mes, incluyendo la comida y facturas de agua, luz y gas. Un coste que se puede disparar a más del doble si el estudiante elige una vivienda para vivir sólo.

Por último están los gastos personales, incluida la ropa y calzado, y de ocio. Generalmente los estudiantes de privadas suelen gastar más, con 350 euros al mes, 100 más que los alumnos de las públicas, según FUCI.