.

NUEVA YORK, 22 (EUROPA PRESS)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió hoy que de 17 millones de personas mueren cada año a causa de la obesidad, un problema creciente de salud pública en todo el mundo.

Según datos de la OMS, actualmente existen más de 1.000 millones de personas obesas y la tendencia indica que el número aumentará en 50% para 2015.

«La magnitud del problema de exceso de peso y obesidad es sorprendente», señaló Catherine Le-Galès Camus, directora general adjunta de Enfermedades No Contagiosas y Salud Mental de la OMS.

Agregó que el rápido incremento del exceso de peso y la obesidad en muchos países de renta baja y media anuncia una pesada carga crónica en materia de salud pública durante las próximas dos décadas si no se toman medidas ahora.

El exceso de peso y la obesidad, alguna vez considerados problemas sólo en los países ricos, suponen un riesgo importante de provocar enfermedades cardiovasculares, las principales causantes de muerte.

El incremento del fenómeno en los países de renta baja y media se debe a diversos factores, entre los que se cuenta el cambio de dieta a nivel mundial con un mayor consumo de carbohidratos, grasa, sal y azúcar.

Asimismo, influye la disminución de actividad física debida a la naturaleza sedentaria del trabajo, los transportes, la urbanización y, en general, las condiciones de la vida moderna.

La OMS estima que más del 75% de las mujeres mayores de 30 años tienen exceso de peso en países tan variados como Barbados, Egipto, Malta, México, Sudáfrica, Turquía y Estados Unidos. Los cálculos para los hombres son semejantes para Argentina, Alemania, Grecia, Kuwait, Nueva Zelanda, Samoa y Reino Unido, entre otros países.

El mayor índice de exceso de peso se registra en las islas del Pacífico Occidental, como Nauru y Tonga, donde nueve de cada diez adultos tienen exceso de peso.

El aumento del índice de la masa corporal constituye un alto riesgo de contraer enfermedades cardiacas, embolias, diabetes tipo 2 y otros padecimientos crónicos.

La OMS señaló que en los próximos diez años estas enfermedades aumentarán, sobre todo en la zona mediterránea del este y en África. «Y la verdadera tragedia es que se trata de enfermedades prevenibles», apuntó el director de Promoción de la Salud de la OMS, Robert Beaglehole.