.

BRUSELAS, 23 (EUROPA PRESS)

El comisario europeo de Sanidad y Protección del Consumidor, Marcos Kyprianou, manifestó hoy su preocupación por los dos millones de europeos que mueren cada año por problemas de corazón y promovió la vida sana como remedio para reducir esa cifra, en vísperas de la celebración del Día Mundial del Corazón, que tendrá lugar el próximo domingo.

«Necesitamos difundir el mensaje de que sólo unos pocos cambios en el estilo de vida, como una mejor alimentación y más ejercicio, pueden mejorar drásticamente la salud cardiaca y general de los ciudadanos europeos», afirmó Kyprianou. Además, el comisario chipriota expuso que la Comisión ha hecho de la obesidad una «prioridad urgente» y animó a adoptar cualquier iniciativa que contribuya a este objetivo.

Por eso, bajo el lema «Peso saludable, forma saludable», Bruselas celebrará el Día Mundial del Corazón del próximo 25 de septiembre con medidas para promover la salud cardiovascular, basadas en una mejor dieta y más actividad física.

Asimismo, se establecerá una Plataforma Europea para la Alimentación, la Actividad Física y la Salud y se propondrá una Directiva sobre Salud y Reclamaciones sobre Nutrición.

Atendiendo al hecho de que, cada año, en torno a dos millones de europeos mueren, a menudo prematuramente, por problemas de corazón, Marcos Kyprianou reconoció que «la obesidad es ahora una de las principales causas de las enfermedades de corazón en la UE y, con el número de niños con sobrepeso creciendo en 400.000 al año, la incidencia de enfermedades cardiovasculares probablemente se incrementará».