.

SEVILLA, 23 (EUROPA PRESS)

El jefe de la Sección de Endocrinología Pediátrica y Nutrición del Hospital Reina Sofía de Córdoba, Ramón Cañete, afirmó que la obesidad es «una enfermedad, tanto en el niño como en el adulto» en la que, según estudios realizados recientemente, se ha averiguado que hay unos 600 genes, por lo que «por supuesto que se puede hablar de factores genéticos a la hora de justificar la obesidad», con motivo de la celebración, mañana 24 de septiembre, del Día Europeo contra la Obesidad.

En declaraciones a Europa Press, Cañete aseveró, con respecto al gran número de menores aquejados de obesidad infantil en la región andaluza –un 18 por ciento, según los datos más recientes de la Consejería de Salud– que «hay menos consciencia de la obesidad infantil como problema debido a que ésta muchas veces no se desarrolla hasta la edad adulta, aunque en la infancia ya quedan sentadas las bases».

El médico explicó que la obesidad puede medirse por unos índices que se obtienen «por medio de tablas en las que se miden técnicamente los niveles de obesidad en base al sexo y a la combinación peso-talla, según los cuales si se supera el índice 25 estamos hablando de sobrepeso, y si se supera el 30, de obesidad».

Cañete también indicó, a la hora de señalar las principales causas de la obesidad, que los factores son, sobre todo, externos –sedentarismo y la mala alimentación, los más importantes–, «porque hace 50 años la configuración genética del ser humano era la misma que ahora, y no existía tanta gente con sobrepeso».

Por último, Cañete expuso que el tratamiento de la obesidad es «muy difícil, sobre todo en los niños», por lo que apuntó hacia la labor preventiva como solución principal por parte de las autoridades sanitarias, «que parece que se han tomado este tema con la seriedad que merece».

En este sentido, la lucha contra la obesidad en la comunidad autónoma andaluza genera un gasto anual directo a las arcas sanitarias de más de 130 millones de euros, según puso de manifiesto hoy la consejera de Salud de la Junta, María Jesús Montero, quien dio a conocer las nuevas estrategias que su Departamento llevará a cabo para prevenir la obesidad y el sobrepeso infantil.

Al hilo de ello, Montero sostuvo que cerca de un 50 por ciento de niños de entre 10 y 15 años no toma verduras con frecuencia, toda vez que un 87 por ciento de la población infantil andaluza ve la televisión a diario y, de éstos, un 43 por ciento le dedica más de dos horas al día, factores que inciden de una manera fundamental en las altas cuotas de obesidad infantil en Andalucía.