.

BARCELONA, 29 (EUROPA PRESS)

El juego duplica la capacidad de concentración y de memoria del niño por lo que el aprendizaje resulta más sencillo cuando realiza este tipo de actividad, según un estudio presentado hoy por el vicepresidente del Colegio de Pedagogos de Catalunya, Josep Maria Elías durante la primera Jornada sobre el Valor del Juego y del Juguete en el Desarrollo Infantil.

Elías aseguró que «diversos estudios han demostrado que el juego es un importante estímulo para la atención y la memoria» del niño. Además el juego, señaló, «desarrolla el pensamiento y la resolución de conflictos», así como la persistencia.

Otros beneficios del juego comentados durante la jornada destacan el valor del juguete para la estimulación de la creatividad y la imaginación del niño, la integración de habilidades de lenguaje, sociales, cognitivas, imaginativas y físicas y la construcción del carácter y la nutrición de la autoestima, el autocontrol y los valores.

El encuentro, organizado por el Instituto Universitario Dexeus y la empresa de juguetes Fisher-Price, que este año celebra su 75 aniversario, reunió a pedagogos, pediatras, psicólogos y otros expertos del mismo campo que coincidieron a remarcar el valor del juego.

En declaraciones a Europa Press, la ponente y directora de Marinva, empresa de diseño y realización de proyectos educativos, Imma Marina, reivindicó el valor del juego del niño para su desarrollo y apuntó la necesidad de que el juguete deje de tener un «valor de regalo» y tenga un «valor educativo».

MÁS JUGUETES, PERO MÁS REPARTIDOS.

Marina lamentó que cada vez más los periodos de compra de juguetes se concentran en épocas concretas del año, por lo que la presión publicitaria es muy fuerte en estas épocas. En este sentido, animó a que se compren «más juguetes» y de «forma más repartida durante el año».

Por otro lado, señaló como una tendencia global que «cada vez los niños dejan de jugar antes». Además, comentó la importancia de que el juguete sea el «adecuado para cada edad». También afirmó que el primer valor que debe tener un juguete es el de «divertir», «que despierte las ganas de saber y jugar del niño como un primer paso para el aprendizaje».