.

PALMA DE MALLORCA, 1 (EUROPA PRESS)

La Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc) desaconseja «totalmente» contratar los servicios de las empresas que actúan de intermediarias con el banco para gestionar una hipoteca, porque cobran comisiones «astronómicas» por presentar los papeles del cliente ante las entidades bancarias y obtener un crédito en unas condiciones financieras que «pocas veces» se corresponden con las prometidas en la publicidad.

El presidente de Ausbanc en Baleares, Carles Hernández, explicó hoy a Europa Press que esta clase de empresas están proliferando «muchísimo» en las islas y señaló que este año ha habido un «boom muy importante», motivado, en parte, por la gran demanda de estos servicios por parte de los inmigrantes, «un colectivo con dificultades para realizar este tipo de trámites bancarios».

Sin embargo, el director general de Supermercado Hipotecario, José Antonio Villegas, aseguró a Europa Press que su empresa tiene todo tipo de clientes, desde inmigrantes a residentes autóctonos de clase baja, media y alta, y que la segmentación de clientes tiene que ver la diferente naturaleza de las hipotecas.

«La gente solicita hipotecas por múltiples razones», explicó Villegas, quien precisó que están los que la piden para «adquirir una vivienda, reorganizar una deuda, pagar la visa, e incluso los que hipotecan su casa para comprarse un barco, lo que nos ha llevado a estudiar la creación de la «hipoteca náutica»», remarcó.

PUBLICIDAD AGRESIVA BUSCANDO INMIGRANTES

Por su parte, Hernández señaló que estas empresas captan a los clientes mediante una publicidad «intensa y agresiva» que garantiza unas condiciones financieras «muy competitivas» (hipotecas al 140 por ciento desde un euríbor del 0,40 por ciento) que sólo se aplican en casos «muy singulares», en los que estas intermediadoras hacen un «sobreesfuerzo» para conseguir una hipoteca.

«Inmigrantes sin permiso de residencia o trabajadores con contratos temporales y poco cojín financiero son la clase de clientes que por sí mismos quizás no hubieran conseguido un crédito», explicó Hernández, quien subrayó que «aún así, estas empresas son totalmente legales y hay libertad de precios en el mercado».

Empresas como Supermercado Hipotecario, Unión de Crédito Hipotecario, Financiación Hipotecaria, Inmobiliaria Internacional, Credit Banc Service, presentes todas en Baleares, cargan, en algunos casos, cantidades fijas que alcanzan los 3.000 euros, y en otros, se cobran una comisión proporcional al valor de la hipoteca.

El presidente de Ausbanc destacó que, de esta manera, el cliente tiene que asumir una «comisión añadida», además de la que carga el banco. Pero Villegas insitió en que los honorarios dependen de cada cliente y de la hipoteca que soliciten, y que en algunos casos, se realiza el asesoramiento «y no se cobra nada».

El director general de Supermercado Hipotecario sostuvo, también, que el beneficio que se genera es «muy elevado» porque actúan como central de compras y reconoció que «reciben por parte del banco una parte porcentual del crédito hipotecario». Subrayó, además, que cuando el cliente se entrevista con un director de banco, éste no sabe si será una operación viable o especulativa, mientras que «en nuestra empresa le dicimos de antemano si la negociación será factible».

Explicó que su trabajo consiste en «defender los intereses del cliente ante los bancos», y subrayó que el nivel de satisfacción de los usuarios es «muy elevado», porque en una sola visita el usuario consigue que su solicitud de hipoteca la reciban numerosas entidades bancarias, «el cliente sale ganando», reiteró.

Por otro lado, Hernández explicó que estas compañías tienen una mecánica de funcionamiento muy concreta. «Presentan entre 50 y 100 operaciones de golpe a diversos bancos, y esto constituye una presión para la entidad que hace posible que se aprueben la mayoría de solicitudes. Además, no representa ningún riesgo para la empresa», agregó.

«Consiguen principios de acuerdo más flexibles en las sedes centrales de los bancos, que luego son las que presionan a los directores de las sucursales para que acepten el volumen de operaciones. Es una presión añadida sobre la entidad financiera que facilita la tramitación de las hipotecas», destacó.

Sin embargo, Villegas recalcó que parte de que los clientes que se dirigen a Supermercado Hipotecario «desconocen el terreno de las hipotecas» y que el servicio que prestan supone un valor añadido que permite a las personas conseguir una hipoteca en unas condiciones que «jamás» habrían conseguido, yendo al banco directamente.

En este sentido, Hernández subrayuó que la mecánica empresarial es «del todo legal», y que, de momento, desconoce que existan denuncias por parte de los clientes. Asimismo, señaló que «sería conveniente» realizar un estudio para determinar en cuántos casos han aplicado las condiciones prometidas, «para ver si estamos ante de publicidad engañosa».

QUEJAS DE INMIGRANTES.

El presidente de Ausbanc explicó que hace unos meses pusieron en marcha un programa de atención a los extranjeros, y detectaron que muchos inmigrantes habían sido víctimas de estafas por parte de empresas, que «seguramente eran ilegales, no es el caso de Supermercado Hipotecario, matizó», porque les habían prestado servicios fraudulentos.

«Cobro de comisiones injustificadas por la tramitación de hipotecas inexistentes o condiciones financieras diferentes de las pactadas al inicio de la negociación». Hernández consideró que desde hace unos cuatro años, en Baleares, la población inmigrante decide, cada vez, con más frecuencia, comprarse una vivienda, «y es este colectivo es el que sustenta parte del negocio de estas compañías», concluyó.