.

MÉRIDA, 1 (EUROPA PRESS)

El Ministerio de Sanidad y Consumo recomienda tomar medidas para evitar en contagio de la gripe aviar como la vacunación o el cuidado de la higiene personal, sobre todo en personas que han viajado a países que actualmente están afectados por esta enfermedad como China o el Sudeste Asiático, y en aquellas personas que están en contacto directo con las aves de corral, según informó a Europa Press el Ilustre Colegio Oficial de Farmacéuticos de Badajoz.

El contacto directo con estas aves, sus cadáveres o sus excrementos es «muy peligroso», al igual que la convivencia con pájaros de compañía, aves migratorias salvajes y la asistencia a mercados de animales vivos. Debido a ello, es aconsejable vacunarse, cocinar bien el pollo y sus productos derivados, y evitar las zonas de aglomeración de personas que carezcan de una buena ventilación.

Además, las personas que regresen de un viaje a China o el Sudeste Asiático, tienen también que prestar atención a su salud durante al menos una semana, pues si aparece fiebre, tos y dificultad para respirar, es recomendable acudir al médico.

Una de las principales medidas para minimizar los riesgos de esta enfermedad en la salud es detener la propagación de la epidemia sacrificando las aves de corral y, por ello, las personas que realicen esta labor deben protegerse utilizando ropa y equipos adecuados, y vacunarse con cepas circundantes de la gripe humana pues reduce la probabilidad de coinfección de las personas.

La gripe aviar es una enfermedad infecciosa que afecta a las aves, y es causada por cepas A del virus de la gripe. La enfermedad fue identificada por primera vez en Italia hace más de un siglo, y se encuentra extendida por todo el mundo, siendo vulnerables a ella todas las especies de aves, aunque unas son más resistentes a la infección que otras.

Existen tres tipos de virus de la gripe, denominados A, B, C, y 15 subtipos de los cuales las consecuencias más graves proceden de los brotes de la forma hiperpatógena de los subtipos H5N1 y H7N1 de la cepa A. La variante H5N2 es también muy peligrosa, pero el subtipo más peligroso es el H5N1 debido a que tiende a adquirir genes de virus que infectan a otras especies animales.

Este tipo está capacitado para causar una enfermedad grave en el hombre, como sucedió en Hong Kong en el año 2003, donde un brote causó dos casos y una muerte entre los miembros de una familia que había viajado recientemente al sur de China y a varios países del sudeste asiático.

Debido a ello, se activó la alerta y se consiguió evitar la catástrofe, aunque entre enero de 2004 y agosto de 2005, la Organización Mundial de la Salud (OMS) comunicó un total de 112 casos, de los que 57 fallecieron.

Esta enfermedad se desarrolla en humanos cuando, tras un periodo de incubación de tres días, aparece un cuadro respiratorio agudo con fiebre de 38 grados, tos, dificultad respiratoria y malestar general. Este estado evoluciona hacia un cuadro grave con dificultad respiratoria y neumonía que se presenta con alteraciones radiológicas inespecíficas.

El contagio se produce por contacto directo con aves infectadas y a través de la vía inhalatoria, siendo imposible la transmisión por la vía alimentaria puesto que el virus no soporta las temperaturas de los alimentos cocinados.

La letalidad entre los casos hospitalizados es alta, y tiene lugar entre los 6 y los 29 días desde que se contagia la enfermedad. Las pruebas para detectar este virus son fiables tanto en personas como en animales, y aunque no existe una vacuna eficaz contra el virus del subtipo H5N1, se recomienda la vacunación de los grupos de riesgo con las vacunas actuales, eficaces frente a los virus A H3N2 y H1N1.

SÍNTOMAS EN LAS AVES

Esta gripe presenta varios síntomas en las aves, y los más graves tienen una evolución fulminante que da lugar a pandemias que causan la mortalidad casi al cien por cien dando lugar a lo que se conoce como «gripe aviar altamente patógena».

A pesar de esto, hay aves que sobreviven a la infección pues la propagación de la enfermedad puede continuar al excretar las aves el virus durante un mínimo de diez días, tanto por la boca como por las heces, y esto facilita la propagación en los mercados de aves de corral vivas y a través de las aves migratorias.

El reservorio natural de los virus de esta enfermedad son las aves acuáticas migratorias, en concreto los patos salvajes, que son la especie más resistente a la infección. En cuanto a las aves de corral domésticas, los pollos y los pavos son «muy vulnerables» a estas epidemias de gripe fulminante.

Los virus de la gripe aviar son «muy contagiosos» y se transmiten fácilmente de una explotación a otra por medios mecánicos como equipos, vehículos, pienso, jaulas o ropa contaminados, es más, los virus «muy patógenos» pueden sobrevivir incluso durante largos periodos en el ambiente, especialmente a temperaturas bajas.

Las grandes pandemias de gripe se producen tres o cuatro veces cada siglo, aunque su aparición es impredecible. En el siglo XX, a la gran pandemia de gripe de 1918-1919, que causó entre 40 y 50 millones de muertos en todo el mundo, le siguieron las pandemias de 1957-1958 y 1968-1969.

En la actualidad los expertos coinciden en que la aparición de otra pandemia de gripe «es inevitable y posiblemente inminente».