.

VIGO, 5 (EUROPA PRESS)

El consumo de pescado crudo congelado creció entre los españoles en un 6% desde 2003, según se desprende de un estudio de hábitos de compra, conservación y consumo de productos pesqueros congelados elaborado por el Fondo de Regulación y Organización del Mercado de los Productos de la Pesca y el Cultivo Marino (FROM).

El informe, que fue presentado hoy por el presidente del FROM, Juan Carlos Martín Fragueiro, y la secretaria general de este organismo, María Isabel Hernández, en el marco de la Feria Conxemar, revela un incremento en el consumo de pescado crudo congelado y sitúa a las comunidades de Madrid, Andalucía y Castilla La Mancha como los principales consumidores de este producto.

El estudio fue realizado a partir de una encuesta entre 2.600 personas, entre ellas consumidores españoles, inmigrantes, restauradores o responsables de comedores escolares, hospitales o residencias de la tercera edad, y en él se constata que la valoración que reciben los productos congelados es «buena o muy buena».

La merluza es el producto pesquero congelado más demandado, seguida por los calamares y los langostinos, tanto en el ámbito doméstico como en los restaurantes, hoteles e instituciones sociales, sin embargo, el atún ha experimentado un mayor incremento de compra.

ETIQUETADO Y MARCAS.

Otra de las conclusiones del informe se refiere al etiquetado de los productos. Según la encuesta, la mitad de los consumidores no lee las etiquetas, mientras que, de los que sí lo hacen, la mayoría se interesa por los ingredientes y composición, seguidos de la fecha de caducidad, y en menor medida, la forma de preparación o los modos de conservación del producto.

Por otra parte, según el estudio, los hogares españoles compran en igual medida marcas conocidas que marcas blancas (42%), mientras que los restaurantes y profesionales prefieren firmas conocidas. En el caso de la población inmigrante, los índices bajan, y tienen una mayor aceptación las marcas blancas y el congelado a granel.

En cuanto al lugar de compra, los usuarios domésticos adquieren los productos congelados mayoritariamente en el supermercado, o en los hipermercados, mientras que los restauradores e instituciones trabajan casi siempre con mayoristas Merca.