.

En Cantabria el estudio se realizó en dos centros de salud de los 125 consultados en toda España

SANTANDER, 10 (EUROPA PRESS)

El 70% de los españoles que fuma no duda en calificar su condición de fumador como la de un enfermo, según los resultados de una encuesta realizada por la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC). La encuesta se realizó el pasado mes de mayo a 3.400 pacientes en 125 centros de salud de toda España, dos de ellos, de Cantabria, y sus resultados se han presentado en Madrid en un simposio sobre tabaquismo.

Cuando la misma pregunta se formuló a no fumadores, el porcentaje aumentó ligeramente a un 75,8%. La mayoría de los adictos al tabaco (88%) manifestó su firme decisión de aceptar ayuda de su médico o del personal de enfermería en caso de recibir dicha oferta.

«Hay una clara relación entre la consideración del tabaco como enfermedad y la aceptación del tratamiento para tener éxito cuando lo ofrece un profesional sanitario», comenta el doctor Asensio López Santiago, vicepresidente de semFYC.

«Hay que acabar con la idea de que el abandono del tabaco se resuelve en todos los casos simplemente con el esfuerzo y la voluntad del fumador. Se trata de una severa adición que en bastantes ocasiones se beneficiarán del apoyo con fármacos», agrega.

Según la encuesta, entre los fumadores también son mayoría (76%) los que se han planteado alguna vez dejar de fumar. Cuando se preguntó a los encuestados si serían capaces de lograrlo en el próximo mes, sólo un 33% admitió sentirse en condiciones de alcanzar ese objetivo.

Si el plazo para lograr el abandono definitivo del hábito son seis meses, el porcentaje todavía era menor (25%) y si el tiempo establecido es un año no superaba el 14%. «Sin embargo, esto significa que en total el 72,2% se ve capaz de dejarlo si bien luego los datos demuestran que no más de un 5% lo consigue finalmente. Por eso, es imprescindible que el sistema sanitario aproveche los centros de salud para generalizar los programas de deshabituación y tratamiento del tabaco», señala el doctor Francisco Camarelles, coordinador del Grupo de Abordaje al Tabaquismo de la semFYC.

CONSEJO MÉDICO

En los centros de salud españoles, médicos de familia y personal de enfermería ofrecen consejo antitabaco y tratamientos de deshabituación. Está demostrado que el ámbito de la Atención Primaria es el marco adecuado para emprender medidas de prevención e instaurar terapias para dejar de fumar.

Se estima que al cabo de un año pasa por el centro de salud el 70% de la población adscrita. Por ello, los profesionales del primer nivel asistencial están en las mejores condiciones de llegar al mayor número de personas.

La encuesta se realizó durante la VI Semana Sin Humo, una actividad anual de semFYC que este año se llevó a cabo entre los días 23 y el 29 de mayo.

Los datos presentados hoy en Madrid son complementarios a los de otra encuesta reciente elaborada por esta misma sociedad científica para conocer mejor cómo es el fumador español.

Este trabajo reveló que el fumador español lleva más de 10 años fumando, fuma una media de 19 cigarros al día si es varón y de 14 si es mujer. Sobre las diferencias por sexos, el doctor Camarelles asegura que el tabaquismo en la mujer tiene unas connotaciones especiales que hacen necesario un abordaje igualmente especial. «Hay factores como las presiones familiares y laborales o el miedo a engordar que justifican una orientación específica para ellas», explica este experto.

Otra diferencia es que ellos han tratado de abandonarlo el doble de veces que ellas (1,17 intentos frente a 0,56). Como explica el doctor López Santiago, no es que la mujer se encuentre menos capacitada o tenga una dependencia mayor, sino que fundamentalmente se encuentran con menos fuerzas para intentarlo. «Por ello», sostiene, «es preciso orientar de manera especial las intervenciones antitabaco para ayudarlas a que tomen la decisión de dejar de fumar».

El 28% de los españoles desconoce la existencia de tratamientos que ayudan a dejar de fumar. Las mujeres acuden más, en general, al centro de salud y por ese motivo saben (67,5%) en mayor medida que los hombres (55,5%) que los profesionales de atención primaria pueden apoyarles si toman esa decisión.