.

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, en colaboración con el Instituto Varilux, lanza a partir de hoy una campaña informativa para farmacéuticos de toda España con el fin de detectar casos de vista cansada o presbicia entre la población, así como erradicar que se vendan gafas premontadas en cualquier sitio. Los organizadores prevén que más de 7.000 boticarios participen en esta iniciativa, que se basa en la distribución de dípticos y pósters y en la celebración de charlas.

Según el presidente de los farmacéuticos, Pedro Capilla, la presbicia no es ninguna enfermedad, sino sólo un desgaste natural del cristalino asociado a la edad, que se produce por una pérdida de elasticidad del músculo ciliar, se traduce en una pérdida del poder de enfoque del cristalino, de forma que la persona deja de ver bien de cerca.

Se trata de un proceso que afecta en España a 18 millones de personas y que no se puede prevenir, ya que aparece siempre en todo el mundo a partir de los 45 años (el 68 por ciento de las personas a partir de esta edad sufren el trastorno). Para la presbicia no hay tratamiento farmacológico, sino sólo la posibilidad de usar lentes correctoras, para lo que es preferible acudir al óptico optometrista.

No obstante, a través de esta campaña, los farmacéuticos realizarán a los pacientes una serie de preguntas para saber si es necesario derivarles a un óptico o si es posible la dispensación de unas gafas premontadas adecuadas. En concreto, se trata de que los farmacéuticos realicen a los interesados, a través de un protocolo, los test de duocromo monocular y de Hemholtz para dispensarles gafas adecuadas, ya que no todas las premontadas que se venden en diferentes sitios sirven para todos los afectados.

En este sentido, la campaña, organizada aprovechando la celebración hoy del Día Mundial Contra la Presbicia, trata de erradicar la venta de estas gafas fuera de las farmacias o las ópticas, ya que el uso de unas lentes inadecuadas puede provocar un efecto lupa que acaba traduciéndose en la aparición de fatiga visual, enrojecimiento de los ojos y dolores de cabeza.