.

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

Las infecciones hospitalarias provocan en España unas 6.000 muertes anuales, y suponen un coste económico de entre 500 millones y 700 millones de euros, según denunció hoy el doctor Vicente Domínguez, director médico de la empresa española Neochemical.

La prevalencia de infecciones nosocomiales en España es del 7,63%, lo que supone que cada año afecta a unos 300.000 enfermos. Esto alarga las estancias en el hospital una media de seis días, con un coste de 13,60 euros por enfermo.

El doctor Domínguez resaltó la necesidad de reducir estas infecciones, y subrayó que a través del lavado de manos por fricción del personal sanitario con soluciones hidroalcohólicas, las infecciones hospitalarias disminuirían un 25%.

De hecho, se calcula que en la actualidad hasta el 40% de las infecciones hospitalarias tienen su origen en las manos, entorno en el que se aíslan fácilmente los microorganismos causantes de la mayor parte de las infecciones, además de un aumento significativo de bacterias resistentes a los antibióticos.

En este sentido, aseguró que el Ministerio de Sanidad y Consumo, a través de la Agencia de Calidad, está abordando este tema con especial interés para intentar evitar estos problemas de salud. A juicio de Vicente Domínguez, la solución ideal sería que el personal sanitario no se lavara las manos con agua y jabón, sino con soluciones hidroalcohólicas, algo que ahora sólo hace el 11%.

PATENTE INTERNACIONAL.

En este sentido, la empresa Neochemical ha registrado la patente internacional de un nuevo biocida, el peróxido de 2-butanona, cuya actividad antiséptica, desinfectante y esterilizante supera a cloro, yodo y agua oxigenada, y además no tiene efectos secundarios, ya que no es tóxico, irritante ni corrosivo.

Según explicó el profesor del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) José Luis Oteo, el peróxido de 2-butanona es una molécula química de diseño, derivada del agua oxigenada, que permite su modificación y adaptación según las necesidades de uso, lo que proporciona un producto prácticamente a la medida para infinidad de aplicaciones. Así, se utiliza ya, comercializado como «Neostex», en centros hospitalarios para el lavado de manos por fricción (sin agua) del personal sanitario.

No obstante, al margen del ámbito sanitario, la molécula presenta otras aplicaciones comerciales a corto plazo, tanto en el área medioambiental como agroalimentaria. A este respecto, el director de Neochemical, Alonso Coronado, destacó su eficacia para combatir la legionella en las torres de refrigeración, así como para agua caliente sanitaria y el tratamiento de aguas termales y de piscinas, en sustitución del cloro.