.

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

Las personas con esquizofrenia tienen una alta adicción al tabaco, y un 70% de los hombres y un 57% de mujeres con esta enfermedad fuma habitualmente, prácticamente el doble que la población general, según datos del estudio «Abordaje Cínico de la Esquizofrenia en España» presentado hoy en el IX Congreso Nacional de Psiquiatría que se celebra en Pamplona.

Según dicho estudio, avalado por la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental (FEPSM) y que cuenta con el apoyo de Bristol-Myers Squibb y Otsuka Pharmaceuticals, las mujeres que padecen esquizofrenia consumen menos alcohol y drogas que los hombres. En concreto, un 7% de las mujeres que sufren la enfermedad bebe alcohol y un 4% toma drogas ilegales (frente al 17% y 18%, respectivamente, en varones).

La presidenta de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental, Carmen Leal, afirmó al respecto que estas diferencias reflejan en los pacientes con esquizofrenia la situación del resto de la sociedad. «Si pensamos en la población general, todavía hoy son los hombres quienes consumen más drogas y alcohol», añadió.

A su juicio, el abuso de este tipo de sustancias puede mermar la eficacia de los medicamentos antipsicóticos y agravar los síntomas de la enfermedad, además de empeorar el pronóstico de los pacientes.

MAS SINTOMAS NEGATIVOS EN LOS HOMBRES.

Por otra parte, el trabajo revela que los síntomas positivos como alucinaciones, delirios o paranoia, son más frecuentes en las mujeres (61% frente a 59%), mientras que los síntomas negativos, como apatía, aplanamiento emocional y retraimiento social, son más habituales en los hombres (89% frente a 86%). En cuanto a los ingresos hospitalarios, son más habituales en los varones (35%) que en las mujeres (31%).

El estudio también muestra que un 27% De los varones y un 30% de las mujeres que padecen esta enfermedad presentan trastornos no psiquiátricos, como hipertensión e hipercolesterolemia. Según la doctora Leal, la mayoría de los enfermos con esquizofrenia «no cuidan su dieta y su salud física, y todos ellos tienen mayor morbilidad y mortalidad que la población general».

Respecto al tratamiento farmacológico, el 95% de los varones y el 94% de las mujeres reciben medicamentos antipsicóticos para controlar los síntomas de la enfermedad. Los efectos adversos que producen estos fármacos no difieren entre un sexo y otro en cuanto a su incidencia, pero sí respecto al impacto que producen.

Así, por ejemplo, el doctor Angel Luis Montejo, del Servicio de Psiquiatría del Hospital Clínico Universitario de Salamanca, explicó que las mujeres toleran peor el aumento de peso y, por lo tanto, puede ser una razón para que dejen el tratamiento, especialmente las jóvenes. En cambio, a los hombres (sobre todo a los más jóvenes), les afecta más la disfunción sexual que provocan algunos antipsicóticos.