.

Los pacientes en listas de espera valoran el doble «mejorar la calidad de vida» con un trasplante que «vivir más tiempo»

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

El director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Rafael Matesanz, afirmó hoy que la tasa de donación de órganos en España puede elevarse hasta los 40 donantes por millón de habitantes en los próximos años, lo cual supondrían unos 250 ó 300 donantes más, subrayó, «y ganar cerca de 9.000 años de vida» (31 años por cada donante).

Tras la inauguración de unas jornadas sobre investigación en trasplantes organizadas por la ONT, Matesanz indicó que España cuenta con la tasa de donación de órganos más elevada del mundo, con 34,6 donantes por cada millón de habitantes en 2004, lo que supone casi el doble que la media de la UE (18 donantes).

No obstante, puso de manifiesto las diferencias existentes entre las distintas comunidades autónomas, que alcanzan en algunos casos hasta los 20 puntos, aunque todas superan los 20 donantes por millón de habitantes.

Así, las comunidades con una tasa de donación más elevada son las de la Cornisa Cantábrica (País Vasco, Asturias y Cantabria), con una tasa de hasta 47 donantes por millón de habitantes, así como Navarra y Baleares, que superan los 40. La menor tasa se registra en La Rioja (20,4), algo que el director de la ONT relaciona con problemas estructurales.

Pese a todo, Matesanz indicó que se ha iniciado un estudio multicéntrico sobre los factores de población y hospitalarios que influyen en las tasas de donación, para analizar las causas de estas diferencias tan grandes entre comunidades autónomas y ver qué se puede mejorar en el circuito de la donación y el trasplante.

A este respecto recordó que la aceptación de la donación de órganos por parte de los familiares alcanza el máximo grado de aceptación en el norte (algunos años se llega al 100%), mientras que otras CC.AA. como Galicia o Castilla-La Mancha presentan tasas de negatividad familiar más alta que la media, aunque los datos aún son mejores que en la UE.

MEJORAR LA CALIDAD DE VIDA.

Por otro lado, Rafael Matesanz analizó los primeros resultados de la red de investigación en trasplantes, creada hace tres años dentro del Instituto de Salud Carlos III, con el objetivo de aumentar el número de órganos disponibles para trasplantes, reducir las listas y los tiempos de espera, mejorar los resultados de este tipo de intervenciones y aumentar la calidad de vida de los pacientes trasplantados.

En este sentido, la coordinadora de esta red, Blanca Miranda, explicó que se han integrado a la misma un total de 21 centros de trasplantes, distribuidos en 11 comunidades autónomas, que aglutinan a 80 grupos de trabajo y un total de 732 investigadores, tanto básicos como clínicos.

Según un estudio realizado por esta red de investigación, el 71% de los pacientes en lista de espera busca en el trasplante «quedar en condiciones de llevar una vida normal y trabajar»; un 21%, «poder valerse aunque sea sin trabajar», y un 8% «sobrevivir, aunque sea con ayuda». Respecto a lo que consideran más importante en un trasplante de órganos, el 65% considera que lo fundamental es «la mejora de la calidad de vida», y un 32% «vivir más tiempo».

El estudio constata una importante mejora de la calidad de vida de todos los pacientes tras el trasplante, independientemente del órgano que se le haya trasplantado. Esta mejoría se produce tanto en el aspecto físico como en el psicológico, y se manifiesta ya a los tres meses de la intervención. Pasado este tiempo, su salud mejora progresivamente, aunque de forma más lenta, hasta el año del trasplante.