.

MADRID, 05 (EUROPA PRESS)

El profesor de Psicodadogía de la Universidad de Alcalá de Henares Héctor del Castillo afirmó hoy, en un encuentro de la Confederación Española de asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), que el acoso escolar o «bullying» en España «va a ir en descenso». «No sé cuánto va a disminuir, pero va a ir en descenso seguro», indicó.

Según los estudios de los últimos cuatro años el «bullying», «que es un fenómeno en el que un alumno se aprovecha de una situación de ventaja física, psicológica y social sobre otro», se mantiene «estable» en España y no aumentan «los casos preocupantes».

Del Castillo explicó, en declaraciones a Europa Press, que el «bullying» no es un fenómeno nuevo, pues lleva pasando en colegios «toda la vida», y añadió que lo que sí que es más reciente es «la sensibilidad a estudiar estos temas».

Desde el punto de vista geográfico, el acoso escolar en España no tiene «significativas diferencias, pero sí que es cierto que en Madrid, y sobre todo en Andalucía, debido a los programas de intervención, el bullying es ligeramente más bajo». Del mismo modo del Castillo afirma que no hay diferencias, como conjunto, en los abusos entre iguales entre colegios públicos, privados y concertados.

El tipo de abuso más frecuente que reflejan las encuestas es la exclusión social y es además «el tipo de violencia que más les cuesta reconocer a las víctimas, porque les resulta difícil asumir que les sacan del grupo».

Los motivos que explican los niños al cometer estos actos son gastar «una broma» o «seguir al grupo», pero hay un dato significativo sobre un estudio que se hizo en Madrid y Guadalajara y es que «un 5% de los alumnos afirma «sentirse bien» al cometer estos abusos», explicó el experto.

Con respecto al agredido del Castillo comentó que la víctima «se siente que no recibe apoyo de ningún tipo, lo que perpetúa la situación».

Para del Castillo es llamativo que lugar donde más se producen los abusos sea dentro de la clase, «donde se producen más de un tercio de los casos».

La solución de la violencia entre iguales pasa, en su opinión, por los «programas de prevención, no como remedio de una situación concreta, sino como formación cotidiana de los alumnos, y tenemos ahora una oportunidad única con la asignatura de Educación para la Ciudadanía».