.

GINEBRA, 8 (EP/AP)

Expertos en sanidad animal de la ONU subrayaron hoy la necesidad de erradicar la gripe aviar en una etapa temprana para evitar su mutación en una forma fácilmente transmisible entre los seres humanos.

«Debemos hacerle la guerra a este azote», señaló Bernard Vallat, director de la Organización Mundial de Salud Animal, con sede en París.

Los especialistas coinciden en que un brote mundial de gripe capaz de matar a millones de personas es inevitable en algún momento. También afirman con certeza que el virus provendrá de la gripe aviar.

Lo que no se sabe es si la cepa H5N1 que ha diezmado las aves de corral en algunas partes de Asia y se ha extendido al este de Europa será la culpable. Sin embargo, se trata de la principal sospechosa y las autoridades tratan de contener los brotes de forma precoz para reducir las probabilidades de mutación del virus en una forma fácilmente transmisible a y entre los seres humanos.

«Sin una buena administración no se puede garantizar una respuesta inmediata ni una reacción rápida», dijo Vallat en la sede de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ginebra, donde científicos y especialistas asisten a la primera reunión internacional de coordinación sobre gripe aviar y gripe humana.

Es necesario aplicar las lecciones de los recientes brotes de aftosa y la enfermedad de las vacas locas, consideró Vallat. Gobiernos, veterinarios, agricultores y el sector de procesamiento y exportación de alimentos deben cooperar para detectar la gripe aviar de forma temprana y responder con rapidez, aseguró. Es necesario mantener los patrones internacionales de sacrificio de animales y los protocolos de diagnóstico y vacunación, agregó Vallat.

«Tratándose de gripe aviar, hay una pandemia en juego. El concepto es que debemos controlar las enfermedades animales transfronterizas y atacarlas en la fuente. Los animales pueden recorrer distancias enormes, ir a países todavía no infectados», estimó el jefe de veterinaria de la Organización de Alimentos y Agricultura (FAO), Joseph Domenech.

Domenech recomendó además que los países instalen sistemas de detección temprana con veterinarios y otros expertos a nivel regional, así como que mejoren sus laboratorios y sistemas de vigilancia.