.

DALLAS (ESTADOS UNIDOS), 15 (EUROPA PRESS)

El tratamiento de la diabetes tipo 2 con fenofibrato reduce en un 25 por ciento los riesgos cardiovasculares en estos pacientes, según los resultados del estudio FIELD, presentado hoy en el Congreso de la Asociación Americana del Corazón (AHA en sus siglas en inglés) que se celebra estos días en Dallas (Estados Unidos) y que ha sido publicado en la edición on-line de «The Lancet».

El fenofibrato es un medicamento capaz de disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos de la sangre, reduciendo su síntesis en el hígado e incrementando su eliminación. Según el profesor Anthony Keech, director del estudio, este fármaco protege mejor de las complicaciones de la diabetes tipo 2 (no insulino-dependiente), reduciendo la incidencia de las complicaciones macrovasculares y microvasculares de las personas con esta enfermedad.

El estudio, realizado por mas de 300 médicos en casi 10.000 pacientes de Australia, Nueva Zelanda y Finlandia, revela que el tratamiento con fenofibrato en atención primaria no ayuda a reducir las muertes por accidentes cardiovasculares en pacientes diabéticos (tradicionalmente tratados con estatinas), pero reduce de forma considerable las complicaciones de la enfermedad.

Así, el tratamiento con este medicamento, fabricado por laboratorios Fournier, produce mejorías en el caso de alteraciones renales, oculares y neuropatías, al tiempo que reduce el numero de ingresos hospitalarios, disminuye el riesgo de amputaciones, ceguera y arterioesclerosis periférica. También se ha demostrado una mejora de los parámetros lipídicos, algo especialmente relevante teniendo en cuenta que el 90% de los diabéticos tienen síndrome metabólico.

Según los investigadores participantes en este estudio, la diabetes tipo 2 afectaba a 150 millones de personas en todo el mundo en el año 2000, y las estimaciones apuntan a que esta cifra se elevara a 215 millones en 2010 y a 300 millones en 2025. Ademas, la mitad de los diabéticos, dicen los expertos, no son diagnosticados, y el 80% mueren por problemas de corazón.

Esta enfermedad es mas frecuente en edades avanzadas (por encima de los 70 años la prevalencia alcanza hasta el 25%) y en personas con obesidad, ya que su frecuencia aumenta con el exceso de peso. No obstante, cada vez resulta mas frecuente en personas jóvenes debido, sobre todo, al tipo de alimentación, el sedentarismo y el modo de vida actual.

La mayoría de los pacientes con diabetes tipo 2 tiene los niveles de LDL (colesterol malo) y de triglicéridos elevados, mientras los de HDL (colesterol bueno) son bajos, lo que aumenta dos o tres veces el riesgo cardiovascular (el 90% de los diabéticos tienen riesgos cardiovasculares).

A este respecto, el profesor Jesús Millán, catedrático de Medicina Interna de la Universidad Complutense de Madrid, explicó a un grupo de periodistas que este estudio «demuestra fehacientemente que para la prevención de esos accidentes cardiovasculares en la población diabética hay un tratamiento eficaz, de manera que uno de cada cuatro episodios cardiovasculares que esos pacientes puedan tener lo vamos a prevenir». En su opinión, el impacto es muy importante, ya que además la combinación del fenofibrato con estatina es segura y resulta más eficaz en prevención secundaria.