.

PALMA DE MALLORCA, 22 (EUROPA PRESS)

Un estudio de la Fundación Kovacs derrumba el mito existente de que el grado de restricción de las actividades cotidianas («incapacidad») que causa el dolor de espalda depende más del miedo a sus causas o consecuencias que de la propia intensidad del dolor, como habían certificado hasta hoy investigaciones realizadas con pacientes anglosajones y nórdicos.

El estudio que publica en su último número la revista Spine, la principal publicación internacional en el campo de las dolencias de la espalda, realizado por la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE) y la Fundación Kovacs, demuestra que esa causa no se produce en los pacientes españoles.

En España el principal determinante de la incapacidad sí es el dolor, que explica el 33 por ciento de esas restricciones, mientras que el miedo a las causas del dolor o a la repercusión que tendrá en la vida personal o laboral sólo explica el 6 por ciento.

Según los estudios sobre pacientes anglosajones o nórdicos, el dolor sólo explica el 14 por ciento de la incapacidad, mientras que el miedo sobre la influencia en el trabajo explica el 23 por ciento y el miedo sobre la influencia de la actividad física general un 9 por ciento adicional.

Ahora, el estudio de la Fundación Kovacs descarta que esas diferencias se deban a factores médicos (eventuales diferencias entre los pacientes estudiados con relación a la intensidad o duración del dolor, etc.), metodológicos o socioeconómicos (posibles diferencias en los sistemas de protección social, nivel económico de los pacientes estudiados, etc.).

Sus conclusiones sugieren que las diferencias se deben a aspectos culturales que son distintos en los países anglosajones y nórdicos, y los países latino-mediterráneos. Así, podría decirse que la cultura mediterránea genera una «actitud mental más sana» con relación a incapacidad por dolor de espalda que la cultura anglosajona.

Según la Fundación, este estudio tiene repercusiones prácticas inmediatas. En los enfermos anglosajones para mejorar la incapacidad lo fundamental es reducir su miedo. En los pacientes españoles, hay que esmerarse sobre todo en eliminar o reducir el dolor. Por eso, antes de aplicar sistemáticamente los tratamientos que en los países anglosajones se han diseñado para mejorar la incapacidad actuando exclusivamente sobre el miedo, deberían realizarse ensayos clínicos para evaluar si en nuestro país son efectivos.

En el estudio de la Fundación han participado 209 pacientes, todos ellos en situación laboral potencialmente activa, que fueron atendidos en el Sistema Nacional de Salud por dolor lumbar (lumbalgia). En el estudio han colaborado 49 expertos de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE), y han participado médicos de atención primaria y especialistas de Baleares, Madrid, Andalucía, Cataluña, Valencia, País Vasco y Castilla-León.

Ante la fiabilidad y relevancia de sus resultados, la principal revista científica internacional en el ámbito de las dolencias de la espalda ha decidido adelantar su fecha de publicación, siguiendo las recomendaciones de los revisores que lo evaluaron literalmente como «un estudio riguroso y extremadamente interesante, que marca el inicio de un enfoque completamente nuevo en esta área de investigación».