.

BRUSELAS, 23 (EUROPA PRESS)

La Agencia de Seguridad Alimentaria Europea (AESA) cree, tras una evaluación preliminar, que la contaminación con restos de tinta de la leche infantil retirada por la marca Nestlé no entraña riesgos para la salud en los niveles detectados, según informó el portavoz europeo de Sanidad y Protección de los consumidores, Philip Tod.

Según informó, en una primera evaluación, la AESA consideró que los niveles de Isopropyl Thioxanthono (ITX) encontrados son muy bajos y pueden tener «muy pocos efectos tóxicos ni puede ser dañinos». No obstante, una primera opinión formal de la Agencia se hará pública en quince días, aunque habrá que esperar a marzo para tener un dictamen completo. «La empresa ha actuado de manera preventiva porque no había riesgo sanitario», aseveró el portavoz.

Tod subrayó que las autoridades italianas informaron a Bruselas en septiembre pasado, a través del sistema de alerta rápida, de que habían aparecido envases de leche líquida infantil Nestlé con ITX, utilizado para la tinta, por un valor de 250 partes por millón.

Aunque la UE no tiene competencia para ordenar la retirada de un producto, solicitó a la compañía datos toxicológicos sobre la contaminación. Fue entonces cuando la empresa informó de la presencia de forma accidental de tinta debido al proceso de impresión del embalaje. «Nestlé se comprometió a tomar medidas», añadió Todd.

La empresa, apuntó el portavoz, no sólo se comprometió entonces a sacar del mercado los lotes afectados, sino que además anunció que cambiaría el método de producción para evitar nuevos fallos en el empaquetado.

«Las empresas son las primeras responsables de los productos que comercializan», dijo el portavoz del Ejecutivo comunitario, por lo que la retirada «es una medida lógica y la más adecuada» si consideran que es un producto ha resultado afectado.