.

BRUSELAS, 25 (EUROPA PRESS)

Los productos alimenticios que se vendan en la Unión Europa deberán especificar en la etiqueta todos sus ingredientes a partir de hoy, fecha en la que expira el plazo de un año que se dio a la industria para adaptarse a la nueva normativa.

Así, se prohibirá poner en el mercado productos que no cumplan con este requisito, si bien se permitirá la venta de aquéllos que fueron etiquetados antes de hoy o que ya se encuentran a la venta, hasta que se agoten las actuales existencias.

Las nuevas reglas, acordadas en septiembre de 2003, persiguen que los productos incluyan en sus etiquetas la totalidad de su contenido, superando así una norma anterior que permitía no especificar en el etiquetado los ingredientes cuya presencia no superara el 25% del producto.

Se quiere que figuren todos los subingredientes para que los consumidores con determinadas alergias puedan conocer si alguna de las sustancias contenidas en el producto puede perjudicarles.

La norma incluye una lista con ingredientes que pueden no ser tolerados por el consumidor o pueden provocar alergias, y que incluye, entre otros, los huevos, la mostaza o el pescado.

Afecta también a las bebidas alcohólicas, siempre que éstas contengan algún elemento de la lista anterior, como es el caso del sulfito en el vino. Además, desaparecerán algunas excepciones en el etiquetado relativas a alergénicos.

Hasta hoy, los fabricantes podían declarar los componentes de forma genérica, por categorías, mientras que a partir de ahora deberán especificar el origen de todos ellos. Por ejemplo, si antes podía figurar en la etiqueta «aceite vegetal» ahora deberá especificar «aceite de cacahuete».