.

BARCELONA, 29 (EUROPA PRESS)

Andalucía y Cataluña son las comunidades autónomas donde se detectaron más casos de tuberculosis en España, según informaron hoy diversos expertos que participan en el IX Taller Internacional de Tuberculosis que la Unidad de Investigación de Tuberculosis de Barcelona clausura mañana en la capital catalana.

Cataluña fue en 2004 la segunda comunidad con más casos de tuberculosis notificados, con una tasa de incidencia de 17,63 por 100.000 habitantes, superior a la media española, que fue de 16,42 casos por 100.000 habitantes.

El pasado año, se detectaron 1.064 casos de tuberculosis en el territorio catalán y 1.212 en Andalucía, frente a los 6.511 episodios que se registraron en toda España, según datos de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica.

Sólo en la ciudad de Barcelona se declararon 481 casos de tuberculosis en 2003, especialmente en el distrito de Ciutat Vella. A pesar de la incidencia de esta enfermedad ha ido disminuyendo, el impacto de este trastorno en la población autóctona es cuatro veces inferior a la de la población extranjera.

«En algunas zonas de España el 15% de la población corresponde a personas nacidas en otros países, procedentes, en general de zonas del Tercer Mundo muy afectadas por tuberculosis», según informó hoy el epidemiólogo Joan Caylá de la Agencia de Salud Pública de Barcelona.

Esta situación se traduce en el hecho de que en algunas ciudades, entre el 20 y el 50% de los casos de tuberculosis corresponden a población inmigrante, según este especialista.

Uno de los principales problemas a la hora de tratar a estos enfermos es que muchos abandonan el tratamiento. «El cumplimiento de la terapia es fundamental para obtener la curación de estas personas», precisó el presidente de la Sociedad Catalana de Neumología, Rafael Vidal.

Los expertos calculan que más del 30% de personas que se diagnostican de Sida desarrolla tuberculosis. «La tuberculosis es la enfermedad indicativa de Sida más frecuente y además las infecciones por VIH están aumentando de forma considerable, lo que hace que se incrementen los casos de tuberculosis», aseguró Caylá.

El desarrollo de tuberculosis entre los enfermos de Sida se justifica por el hecho de que las personas con VIH que «tenían con anterioridad el bacilo de la tuberculosis, al tener las defensas muy bajas, desarrollan con más facilidad la enfermedad tuberculosa y de forma activa», precisó.

De hecho, una persona con VIH tiene un riesgo entre 100 y 1.000 veces más de desarrollar tuberculosis que una persona que no esté infectada por el virus del Sida, explicó el consultor del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Clínic de Barcelona, Josep Maria Miró.

El tratamiento de la tuberculosis en enfermos de Sida plantea bastantes problemas por las interacciones entre ambos fármacos. «Se aconseja no iniciar estas terapias de forma simultánea y esperar a iniciar el tratamiento antiretroviral al menos dos o tres semanas después del antituberculosis», señaló Miró.