.

Este modelo de hogar está constituido mayoritariamente por mujeres en exclusión social o desempleadas

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

Los mayores índices de pobreza se dan en las familias monoparentales, un modelo de hogar que va en progresivo aumento desde 2000 y está constituido mayoritariamente por mujeres en exclusión social o desempleadas.

Así se desprende del estudio «La exclusión social y el empleo en la Comunidad de Madrid», promovido por la Asociación Madrileña de Entidades y Empresas de Inserción y Obra Social Caja Madrid.

El informe revela que en España hay 314.700 familias monoparentales de las que el 87,77 por ciento están formadas por mujeres. Mientras, en la Comunidad de Madrid el porcentaje de féminas alcanza el 69 por ciento.

De las mujeres que forman esta tipología de familias son separadas el 65 por ciento; viudas, el 17,4 por ciento; solteras, el 13,25 por ciento; y casadas, el 4,4 por ciento. También se indica que el 65 por ciento de ellas tiene una hija o hijo a su cargo; el 30 por ciento, dos; y el 5 por ciento, 3 o más hijos.

En cuanto a la situación laboral, en el estudio se apunta que el 62 por ciento de las mujeres que constituyen hogares monoparentales se encuentran en desempleo de larga duración.

NINGÚN OCUPADO EN EL 25% DE HOGARES

Por otro lado, se advierte, citando datos de la EPA, que entre 2000 y 2003 se registró un progresivo aumento del número de viviendas en las que vive un solo adulto con personas a su cargo –pasando del 1,6 al 2,8 por ciento–, mientras que decrecieron aquellas con dos o más adultos y personas a su cargo.

El informe precisa que ese fenómeno se da tanto en el municipio de Madrid como en el resto de la Comunidad de Madrid y es más más acusado en las localidades de la zona oeste y norte, donde representan el 9,1 y 5,9 por ciento de los hogares, respectivamente, mientras que en Madrid capital la proporción oscila entre el 4 y el 6 por ciento, según distritos.

Asimismo, se hace referencia a la «preocupante tendencia al alza» del número total de hogares donde no existe ni una sola persona ocupada, que suponen «cerca del 25 por ciento del total de la Comunidad de Madrid». El documento muestra que esta tendencia es mayor en municipios del sur, del norte y del este de la región y se produce fundamentalmente en las viviendas con dos o más personas.

EL EFECTO «FIN DE MES»

Otra conclusión que se desprende de la investigación que firman la Asociación Madrileña de Entidades y Empresas de Inserción y Obra Social Caja Madrid es que en la Comunidad de Madrid el 55 por ciento de los hogares declara llegar con dificultad a fin de mes.

También se apunta que cerca del 77 por ciento de las familias madrileñas no puede dedicar dinero al ahorro, siendo la segunda comunidad autónoma con una cifra más alta en este sentido, y que «en consonancia, más del 70 por ciento considera este momento como inadecuado para realizar compras importantes».