Entre el 1 y 3% de adultos españoles padecen ludopatía, y tardan de 5 a 10 años en buscar ayuda terapéutica

Expertos advierten de que «en principio el nivel de peligrosidad de la lotería instantánea «rasca y gana» podría ser alto»

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

Entre el 1 y el 3 por ciento de los adultos españoles está afectado por la ludopatía o adicción al juego, un trastorno mental de control de los impulsos, que afecta fundamentalmente a los hombres (70 por ciento del total), siendo los que buscan ayuda terapéutica habitualmente. No obstante, los enfermos tardan en reconocer que tienen un problema «muy tarde», acudiendo a los especialistas con un historial de 5 a 10 años de juego excesivo, según advirtieron hoy expertos durante una jornada sobre «Juego patológico», celebrada en la Fundación Ramón Areces.

En el encuentro, celebrado en colaboración con la Fundación Gaudium, el catedrático de de Psicología clínica de la Universidad del País Vasco, Enrique Echeburúa, aseguró que «tres de cada cuatro jugadores que cumplen un tratamiento farmacológico (con antidepresivos o inhibidores de la captación de la serotonina) y terapia psicológica de control de estímulos durante 3 o 4 meses logran recuperarse totalmente».

No obstante, no todo debe ser optimista, ya que el reto fundamental es lograr que los afectados se traten, sobre todo las mujeres (sólo requieren ayuda el 10 por ciento), y lo antes posible para evitar consecuencias negativas. En concreto, se suele acudir al especialista entre 30 y 40 años, cuando el juego patológico se ha convertido en un problema «muy serio».

Según un estudio del profesor Echeburúa, realizado en más de 1.500 personas, el 82 por ciento de los adictos que requirieron ayuda terapéutica tenía una dependencia a las «máquinas tragaperras», que tienen una gran capacidad adictiva (por la música, luces de colores, etcétera). En este sentido, las mujeres pueden empezar jugando al bingo como una actividad social, aunque existe una tendencia creciente a jugar más a las «tragaperras».

En los adolescentes, el riesgo de convertirse en ludópatas es bastante alto sobre todo en el colectivo que ha sufrido fracaso escolar, que tiene mucho tiempo libre y que acude con frecuencia a los bares. En este sentido, Echeburúa abogó por que se cumplieran las normas existentes, ya que se permite jugar a menores de 18 años, y que se limitase cualquier opción de juego a lugares identificados como tal (casinos o bingos) para proteger a los colectivos más vulnerables.

Asimismo, hizo un llamamiento a la Administración para que destinase parte del dinero sobrante de los ingresos cuantiosos que se obtienen de las «máquinas tragaperras» y otros juegos en centros de tratamiento de los afectados o en investigación sobre la ludopatía al igual que otros países como Canadá. En cuanto a los estudios, explicó que en España «sólo hay datos parciales» e informó que próximamente se elaborará un «Libro Blanco» sobre esta patología.

El ludópata sufre una pérdida de control de sus actos y de su vida que le lleva a desatender otras funciones básicas de su vida (trabajo, estudios, familia), suele tener problemas de pareja y con la Justicia, además puede abusar del consumo de otras sustancias (drogas, alcohol, etcétera) y padecer depresión, que en ocasiones termina en suicidio, explicó el coordinador de la jornada, que también advirtió sobre el riesgo de los juegos por Internet.

«RASCA Y GANA»

Según este experto, «existe un déficit importante en el ámbito terapéutico, ya que a los ludópatas se les suele tratar en asociaciones específicas y en grupos de autoayuda, derivados de los centros de salud mental que, sólo tratan a los que tienen asociados otros trastornos (alcoholismo, depresión, etcétera). El Plan Nacional contra las Drogas no reconoce a la ludopatía como una adicción, una política que se debería cambiar para mejorar la atención de los afectados, ya que sólo la Comunidad de Madrid y Andalucía reconocen el juego patológico como «una adicción».

Respecto al nuevo juego de la lotería instantánea «rasca y gana» –que fue aprobado el pasado día 11 por el Consejo de Ministros y que permite a la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) explotarlo– el profesor Echeburúa indicó que «en principio el nivel de peligrosidad podría ser alto». En concreto, esta lotería consiste en la obtención de un premio que es invisible para el jugador hasta su revelado o apertura a través de los medios previstos en cada producto.

«Todas las apuestas con un bajo coste, muy difundidas, y que otorgan el premio de forma inmediata tienen una mayor capacidad adictiva», indicó, aunque los datos preliminares de la experiencia de Cataluña respecto a esta lotería demuestran que «no se ha observado un cambio significativo respecto al perfil de personas que buscan tratarse».

Quienes duermen bien tienen un riesgo de insuficiencia cardíaca mucho menor

Los adultos con los patrones de sueño más saludables tenían un riesgo 42% menor de insuficiencia cardíaca en un nuevo estudio, independientemente de otros...

Bombas de agua: ¿cuál escoger?

Las bombas de agua pueden ser de gran ayuda en multitud de ocasiones y se convierten una herramienta de gran utilidad en casa, en...

Jardín orientado, tradición y esoterismo

La orientación de un jardín es un factor importante para garantizar el crecimiento de determinadas plantas sometidas a los vientos locales, a las humedades...

Diabetes del gato, la dedicación más dulce

Los gatos domésticos sufren la diabetes como los humanos. Aunque nos cueste creerlo, las complicaciones de salud que surgen alrededor de esa dolencia y...

Couland de chocolate negro, delicatessen total

Hoy proponemos en nuestra receta de cocina un postre exótico, atractivo, laborioso de confeccionar, pero entretenido de montar. Un couland de chocolate negro con...

Causas de un ladrido excesivo

A la mayoría de los propietarios de perros, sobre todo aquellos que viven en casas, les interesa que sus perros ladren ante la presencia...