.

BRUSELAS, 8 (EUROPA PRESS)

La Comisión Europea lanzó hoy un plan para atacar, con la ayuda de las administraciones, la sociedad civil y la industria, el problema del sobrepeso u obesidad, un problema que actualmente afecta a cerca de 14 millones de ciudadanos de la UE, entre ellos 3 millones de niños.

A través de un Libro Verde, que abre una consulta pública hasta mediados de marzo 2006, el Ejecutivo comunitario se centra en las formas de reducir la obesidad y la prevalencia de enfermedades crónicas asociadas en la UE, dado que las cifras continuarán aumentando en los próximos años, pues se calcula que 400.000 niños superan cada año su peso.

Los participantes en la consulta deberán presentar sugerencias para mejorar la información, comunicación y educación, así como posibles acciones para alentar una mejor alimentación en diversos grupos de población, tales como los escolares. En especial, analizará cuáles son las mejores recetas para contener el valor nutricional de la dieta en los colegios, especialmente, en lo que se refiere al consumo excesivo de alimentos muy calóricos y bebidas azucaradas.

Las cifras de obesidad aumentan a una velocidad alarmante, cerca del 27% de los hombres y el 38% de las mujeres se consideran obesas en algunas partes de la Unión. Además, la obesidad constituye un factor de riesgo para numerosas enfermedades graves tales como cardiopatías, diabetes de tipo 2, hipertensión, accidentes vasculares cerebrales y ciertos tipos de cáncer.

Una mala alimentación y la falta de ejercicio figuran entre las principales caudas de fallecimiento evitables en Europa y se estima que las enfermedades ligadas a la obesidad representan cerca del 7% de los costes totales de los servicios de salud de la UE.

Entre las cuestiones examinadas por Bruselas figura el modo de integrar eficazmente la promoción de modos de vida sanos en otras políticas de la Unión, la contribución potencial del nuevo programa de la Comisión en materia de salud y consumo y el papel que puede jugar la autorregulación del sector de la alimentación y la publicidad.

Asimismo, analiza el papel que pueden desarrollar los servicios de salud a favor de una alimentación más sana y una mayor actividad, la mejora de la investigación así como la adaptación del urbanismo y los transportes para facilitar la actividad física.