.

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

Los médicos consideran indispensable la «corresponsabilidad del paciente» como requisito para mejorar las cifras de control de la hipertensión arterial, lo que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), supondría la acción con más repercusión sobre la mortalidad global.

Para ello, el paciente debe cumplir con las normas que le indique su médico, cumpliendo con las medidas higiénico dietéticas que le recomienda el especialista como, por ejemplo, bajar de peso si es necesario, reducir la sal o hacer ejercicio fisico. También debe seguir el tratamiento farmacológico prescrito, y si un fármaco no le sienta bien, avisar a su médico en lugar de dejar de tomarlo por su cuenta.

Así se puso de manifiesto en la I Reunión Conjunta de la Sociedad Portuguesa de Hipertensión y la Sección de Hipertensión Arterial de la Sociedad Española de Cardiología, que reunió en Lisboa a más de 250 especialistas de ambos países, informó hoy Novartis en un comunicado.

Bajo el título «Nuevas estrategias en protección cardiovascular: prevención y terapéutica», los médicos españoles y portugueses coincidieron en el problema de salud pública que supone la dificultad de conseguir un buen control de la hipertensión arterial, que llega de forma global a sólo un 35%.

«Para quienes puedan opinar que el control de la hipertensión arterial es fácil, les diría que ningún país llega a controlar al 50% de sus hipertensos», afirmó el presidente de la Sección de Hipertensión Arterial de la Sociedad Española de Cardiología, Vicente Bertomeu, quien aboga por un enfoque global en el tratamiento de la hipertensión, analizando el conjunto de factores de riesgo cardiovascular, lo que implica el «manejo integral del paciente».

Los especialistas de ambas sociedades coincidieron en que el cumplimiento de las guías de práctica clínica es un «caballo de batalla» común, así como en el reto de trasladar esta información a los médicos que tratan la hipertensión tanto en España como en Portugal.

En la reunión, se pusieron en común casos clínicos para su evaluación simultánea por parte de un equipo español y uno portugués, con el fin de observar diferencias y similitudes en el diagnóstico y tratamiento de la hipertensión. Asimismo, se destacó la importancia de medir bien las cifras de hipertensión arterial y la lucha contra los medidores no homologados, que preocupan a los médicos de ambos países.