.

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El Ministerio de Sanidad se ha marcado como objetivos para los próximos dos años reducir el consumo de tabaco en la población adulta al 28% y la tasa de obesidad en hombres y mujeres al 11%, dentro de su Estrategia contra el Cáncer, a la que ha tenido acceso Europa Press, que será presentada a las comunidades autónomas en la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud que se celebrara el próximo miércoles en Logroño.

El documento «La estrategia del cáncer del SNS», cuyo responsable científico es el coordinador del Plan Nacional contra el Cáncer y jefe del Servicio de Oncología del Hospital Clínico de San Carlos, Eduardo Díaz-Rubio, propone estándares científicos e indicadores que ofrezcan garantía de calidad basados en la evidencia científica disponible.

El objetivo es garantizar la continuidad asistencial y la fluidez entre niveles, servicios e instituciones, buscando la optimización de las redes asistenciales, así como promover la investigación en todos los aspectos de la enfermedad, monitorizar los procesos y los resultados, y revisar y actualizar periódicamente los logros de la Estrategia del Cáncer.

Según recuerda el Ministerio de Sanidad, el cáncer constituye uno de los mayores problemas de salud en el mundo desarrollado y su impacto negativo incide de manera especial en los grupos humanos más desfavorecidos. En este sentido, destaca el progreso alcanzado en los últimos 20 años, de forma que desde el comienzo de los años 90 la frecuencia de muertes por cáncer ha disminuido a un ritmo medio del 0,7% anual.

Pese a que este progreso ha llevado a cifras globales próximas al 50% de curaciones (supervivencias superiores a cinco años), el cáncer sigue siendo una de las enfermedades más prevalentes en la UE y en España, donde constituye la primera causa de muerte con unas 90.000 defunciones al año (el 25% de todas las muertes) y 155.000 nuevos casos anuales.

LINEAS ESTRATEGICAS.

Por ello, el departamento que dirige Elena Salgado ha definido una serie de «líneas estratégicas prioritarias», marcando una serie de objetivos y acciones a llevar a cabo en los próximos años, como son «Promoción y Protección de la Salud», «Detección Precoz», «Asistencia a Adultos», «Asistencia a Niños y Adolescentes», «Cuidados Paliativos», «Calidad de Vida» e «Investigación».

En cuanto a la promoción y protección de la salud, los objetivos concretos son reducir la prevalencia de consumo de tabaco del 31% actual al 28% en diciembre de 2007 (35% en homnbres y 25% en mujeres). Asimismo, se espera que la prevalencia de ex fumadores sea superior al 23%.

La Estrategia establece que en 2006 se deben haber desarrollado en todas las CC.AA. las normativas que regulen el consumo de tabaco en el ámbito público. Igualmente, de acuerdo a la Ley de Prevención del Tabaquismo, en enero del próximo año el 100% de los centros de trabajo estarán «libres de humo».

Además del tabaquismo, en esta línea estratégica se incluyen intervenciones para mejorar los estilos de vida y hábitos alimenticios relacionados con el cáncer, marcándose como prioridad reducir la prevalencia de obesidad del 14,5% actual en la población adulta al 11% al año de implantación de la Estrategia.

ACCESO A MEDIDAS PARA DEJAR DE FUMAR.

Entre las acciones previstas, Sanidad aboga por garantizar que todos los centros docentes tengan implantado programas específicos que favorezcan medidas preventivas que eviten el inicio de consumo de tabaco y hábitos saludables de vida.

Igualmente, pretende garantizar que todo fumador tenga acceso a medidas que le ayuden a dejar de fumar mediante la creación de dispositivos asistenciales que le ofrezcan las intervenciones adecuadas, con asistencia personalizada y especializada.

También propone que los profesionales sanitarios y educadores tengan especial consideración en el diseño de estrategias preventivas y asistenciales, mediante programas que contemplen el tratamiento de deshabituación tabáquica y medidas de carácter laboral que lo hagan viable, así como la realización de actuaciones en materia de educación, sensibilización y promoción de estilos y hábitos de vida saludables.

DETECCION PRECOZ DEL CANCER DE MAMA.

En cuanto a la detección precoz, la Estrategia del Cáncer se marca como objetivos garantizar la existencia de programas de cribado de cáncer de mama, mediante mamografías cada dos años a mujeres con edades comprendidas entre 50 y 69 años. También se prevé el acceso a programas de seguimiento de individuos con riesgo elevado de padecer cáncer de mama, colorrectal y de cervix.

De la misma manera, las personas con un riesgo elevado familiar o hereditario de padecer un tumor tendrán garantizado el acceso a unidades especializadas de carácter multidisplinar, donde se evalúe el riesgo individual y familiar de cáncer de mama y colon.

En relación a la asistencia a adultos, al año de la implantación de la Estrategia, todo paciente con sospecha clínica fundada de cáncer de mama debe poder efectuar el inicio del proceso de confirmación diagnóstica en los 15 días siguientes al establecimiento de la sospecha. Dicha prioridad se hará extensiva a cánceres de pulmon y de colon en el plazo de dos años.

Por otro lado, los pacientes diagnosticados de cáncer deberán ser tratados en el marco de un equipo multidisciplinario e integrado y con un profesional que actúe como referente para el paciente a lo largo del proceso de atención hospitalaria. El tiempo transcurrido desde la decisión terapéutica hasta el inicio efectivo del tratamiento se ajustará a una semana para quimioterapia, cuatro semanas para radioterapia, y dos meses para tratamiento quirúrgico.

Igualmente, en diciembre 2006 los hospitales que ofrezcan tratamiento oncológico deben disponer de un comité de tumores que plantee la decisión terapéutica previa al tratamiento y establezca un plan terapéutico global, así como una metodología de evaluación de resultados clínicos de los pacientes tratados total o parcialmente en dicho centro que permita evaluar la supervivencia según estadio en el diagnóstico, el porcentaje de recidivas y la mortalidad quirúrgica a los 30 días o dentro del mismo ingreso hospitalario.

ATENCION PSICOSOCIAL Y EDUCATIVA A NIÑOS.

Respecto a la asistencia a niños y adolescentes diagnosticado de cáncer, la Estrategia señala que se debe asegurar la atención Unidades Multidisciplinares de Oncología o Hematología Pediátrica que cumplan los requerimientos de la Sociedad Internacional de Oncología Pediátrica.

De esta forma, se garantiza a estos enfermos el acceso a los protocolos de diagnóstico y tratamiento consensuados por las sociedades científicas nacionales e internacionales y una atención psicosocial y educativa desde el momento del diagnóstico, que les permita continuar su desarrollo madurativo y su educación.

Sanidad también establece objetivos relacionados con los cuidados paliativos, de forma que se deberá asegurar la respuesta consensuada y coordinada entre los distintos niveles asistenciales de cada Área Sanitaria, incluyendo equipos específicos de cuidados paliativos en hospital y atención primaria.

«Ante todo paciente en situación avanzada y terminal de cáncer –afirma–, se realizará una valoración de las necesidades del paciente y su familia, estableciéndose un plan interdisciplinar de cuidados paliativos en cualquier nivel asistencial».

Por último, el documento se refiere a la investigación oncológica, marcándose como objetivos prioritarios la potenciación de redes de centros o grupos de excelencia en investigación del cáncer que estén interconectados de una manera coordinada y cooperativa, y favorecer la creación y consolidación de grupos de investigación estables, sólidos e integrados en redes acreditadas, potenciando la asignación de espacios y recursos específicos para desarrollar su labor.