.

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

La ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado, acusó hoy a la industria tabaquera de hacer campaña a través de la reducción del precio de las cajetillas, en algunos casos a la mitad de su coste, para incorporar el máximo número de jóvenes posible al hábito de fumar, en los días que quedan antes de la entrada en vigor –el 1 de enero de 2006– de la Ley Antitabaco. «Nos enfrentamos a una poderosa industria con intereses muy claros, y hay que evitar que España se convierta en el estanco de Europa», dijo.

Al inicio de una comparecencia en el Senado para informar sobre las medidas previstas para el desarrollo de los planes integrales de salud, Salgado indicó a los periodistas que «la mayoría de los fumadores quieren dejar de serlo y nueve de cada diez ciudadanos no desea que sus hijos fumen, lo que resulta muy relevante, respaldando los objetivos de la Ley».

Salgado recordó que los datos de la encuesta del CIS manifiestan que la población española mayoritariamente desea que se limite los espacios en los que se pueda consumir tabaco, y que los jóvenes estén protegidos, sin que haya publicidad de estos productos. En concreto, el 80 por ciento de la población apoya los contenidos de la Ley, y muchas personas van a aprovechar la entrada en vigor de esta normativa para dejar de fumar y reducir su consumo de tabaco, precisó.

Para el Ministerio ha sido una gran satisfacción comprobar que estos datos corroboran lo que fue el objetivo de la Ley, como hacer que los intereses de los no fumadores prevalezcan por encima de los que fuman, que los niños no se inicien en el consumo de tabaco y que los fumadores encuentren incentivos para dejar este hábito, según la titular de Sanidad.

Además, destacó que el 90 por ciento de los casos de cáncer de pulmón se debe al consumo del tabaco y el 95 por ciento de los casos de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), que es una de las patologías que más muertes producen en España. En este sentido, indicó que «la limitación del consumo del tabaco es una buena noticia para la salud pública».

En cuanto a la financiación de los tratamientos para dejar de fumar, la titular de Sanidad consideró que le Ley no era el lugar en el que imponer a las comunidades autónomas una nueva prestación sanitaria, porque son ellas las que tienen dicha responsabilidad. En concreto, algunas autonomías ya financian terapias en determinados casos y otras lo pueden hacer si creen que tienen fondos para ello, aunque normalmente «dicen que a veces no les resulta suficiente para el pago de las prestaciones actuales, de ahí la razón de no querer imponen una nueva».