.

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

El abandono psicológico o físico de la pareja, la desconfianza con la familia, la presión en el trabajo o la falta de información sobre otras alternativas son los motivos por los que los adolescentes y jóvenes en España optan por abortar, según concluye un estudio de la Asociación de Víctimas del Aborto (AVA) elaborado con encuestas a 3.000 mujeres que se sometieron a la interrupción voluntaria del embarazo.

Este estudio, que pretendía acercarse a los motivos reales para tomar esta decisión, concluye que en un 95 por ciento de los casos, las razones aducidas han sido múltiples, mientras que sólo en un 5 por ciento de casos un único motivo condujo a las encuestadas al tomar su decisión. No obstante, las mujeres valoraron como factor determinante la falta de apoyo emocional en su embarazo en dificultad (pareja, padres y amigos, por este orden).

Todas las entrevistadas señalaron que no recibieron suficiente información sobre las posibles secuelas de esta intervención, y en el 99,1 por ciento de los casos afirman desconocer alternativas tales como la ayuda social e institucional o la adopción, viendo el aborto como la «única posibilidad». La edad media de realización del aborto en las encuestadas fue de 25 años, el 70 por ciento eran solteras, su nivel socioeconómico mayoritario era medio-bajo, y el 59 por ciento eran extranjeras residentes en España.

Atendiendo a las motivaciones concretas, un 87 por ciento de las mujeres entrevistadas manifestaron que el motivo principal interrupción voluntaria del embarazo fue el abandono afectivo y/o físico de su pareja. El abandono del padre se manifestó en un 71 por ciento de ocasiones mediante «chantaje emocional».

PRESIÓN PATERNA

Entre las menores de edad entrevistadas, –un 19 por ciento de la muestra–, en un 85 por ciento de los casos señalaron que sus padres les forzaron a someterse al aborto en contra de su voluntad. Un 70 por ciento de las mujeres mayores de edad que seguían residiendo en el hogar paterno reconocieron que influyó notoriamente en su decisión la desconfianza con sus padres y el miedo a informarles sobre su embarazo inesperado. En un 58 por ciento de los casos, el miedo al juicio por su embarazo en soltería fue crucial para optar por el aborto. Un 60 por ciento de las mujeres ha señalado la influencia y consejo de sus amigos como un factor «esencial».

De las mujeres trabajadoras de la muestra, según los autores «especialmente en las extranjeras», en tres de cada cuatro casos fue un factor relevante la presión laboral, incluyendo entre los motivos el posible freno del desarrollo profesional, la amenaza de despido y dificultades para encontrar empleo estable embarazadas o con un hijo recién nacido.

Entre las mujeres mayores de edad, en un 11 por ciento de los casos el motivo fue identificado por la mujer como fundamentalmente económico, acompañado siempre de la falta de apoyo emocional de su entorno para continuar con su embarazo y la falta de acceso a otras alternativas. De la muestra total, un 2,2 por ciento señaló que ante su embarazo inesperado presentó un «rechazo» a la maternidad por tener otras prioridades vitales en ese momento que ellas creían que iba a entorpecer un hijo.

En el caso de las mujeres que abortaron tras detectársele malformación en su hijo (3 por ciento de casos del estudio), el consejo de su ginecólogo de someterse a una interrupción voluntaria del embarazo fue percibido como una «fuerte presión» para hacerlo, siendo este motivo señalado por casi la totalidad de este grupo. Además, el 92 por ciento de éstas mujeres destacó la falta de información sobre otras alternativas al aborto o apoyos sociales que tendría su hijo si hubiera nacido.

El informe, de enfoque multidisciplinar, se titula «Interrupción voluntaria del embarazo en España: estudio piloto de factores motivacionales en la mujer», y en él han participado que han colaborado con AVA. Para su elaboración se entrevistó a 2.976 mujeres, que se sometieron a un aborto en edades comprendidas entre 14 y 40 años.