.

LONDRES, 20 (EUROPA PRESS)

El chocolate negro ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas e incluso contrarresta los efectos negativos del hábito de fumar gracias a la presencia de polifenoles, una sustancia que ayuda a mejorar el flujo sanguíneo en las arterias, según revela un estudio publicado hoy por la edición digital de la BBC.

Una investigación del Hospital Universitario de Zurich revela que comer unos cuantos «cuadros» de chocolate al día puede evitar el endurecimiento y estrechamiento de las arterias en los fumadores.

«Esto ocurre únicamente con el chocolate oscuro», declaró a la BBC la doctora Myriam Posada, investigadora de la Escuela de Nutrición de la Universidad de Antioquia, Colombia. «En el chocolate blanco no están presentes los polifenoles, que son las sustancias que contienen antioxidantes y producen el efecto cardiovascular», agregó.

La investigación, publicada en la revista «Heart», comparó los efectos del chocolate negro (que contiene un 74 por ciento de cacao) con los del chocolate blanco en la circulación de flujo sanguíneo en las arterias de 20 hombres fumadores. Fumar afecta tanto a la actividad de las células endoteliales (que recubren las paredes arteriales) como a las plaquetas, que están implicadas en la formación de coágulos en la sangre.

Antes de ingerir 40 gramos de chocolate, se pidió a los fumadores que se abstuvieran durante 24 horas de consumir otros alimentos ricos en antioxidantes, como cebollas, manzanas, col y productos de cacao.

Después de dos horas, las tomografías por ultrasonido revelaron que el chocolate oscuro había mejorado significativamente la circulación del flujo arterial, y que el efecto duraba ocho horas.

«Lo que ocurre es que el contenido de polifenoles que tiene el chocolate ayuda a disminuir el nivel de coagulación sanguínea, lo cual mejora el flujo de la sangre en las arterias», afirmó Myriam Posada.

Los polifenoles del chocolate, explica la investigadora, tienen un efecto importante sobre las plaquetas. La investigación demostró, por las muestras de sangre de los individuos estudiados, que el chocolate negro había diminuido casi a la mitad la actividad de las plaquetas. «Cuando la actividad de las plaquetas disminuye, hay menos posibilidades de una trombosis, un derrame o un infarto», explicó.

Además, los niveles de antioxidantes en la sangre se elevaron enormemente a las dos horas de haber ingerido el chocolate. Aparte, el contenido de polifenoles que tiene el chocolate ayuda a disminuir el nivel de coagulación sanguínea, lo cual mejora el flujo de la sangre en las arterias.

El chocolate blanco, sin embargo, no tuvo efectos sobre las células endoteliales, ni las plaquetas ni los niveles de antioxidantes. «La clave es el alto contenido de antioxidante existente en el chocolate negro, que contiene más por gramo que cualquier otro alimento o bebida ricos en estas sustancias, como el vino tinto o el té verde», señaló la investigadora colombiana.

No obstante, los expertos advirtieron también sobre el alto nivel de calorías existente en todos los tipos de chocolate, que por lo general contienen 500 calorías por cada 100 gramos y un promedio total de 30 por ciento de grasas.

«Yo recomiendo a mis pacientes que, si no tienen problemas de peso, tomen una taza de chocolate diario como una buena fuente de antioxidantes», afirmó la nutricionista colombiana. «Y si el paciente tiene problemas de peso o es diabético, que tome cacao con edulcorante y leche semidesnatada», añadió.